Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

De Tres Cantos al infierno en bici

Marca Marca 27/04/2014 marca.com

Hoy arranca la Titan Desert más dura de la historia, pero para Juan Carlos Castro comenzó el pasado 12 de abril. Ese día se subió a la bici en la localidad madrileña de Tres Cantos con destino a Midelt, la ciudad marroquí que acoge este año la salida de una de las carreras más prestigiosas en el mundo de la bicicleta de montaña. Por delante, 1.200 kilómetros de aventuras y soledad.

«Cuando mis compañeros se despidieron de mí, sentí un escalofrío. Estaba solo. Por delante, un horizonte muy lejano. Un horizonte que yo llamé reto... y que me empezaba a asustar. Después de 15 minutos, me levanté, me subí a la bici y empecé a pedalear». Así relataba Juan Carlos en su blog el inicio de su aventura Desafío Titan Km 0.

En total han sido unos 1.200 kilómetros por caminos y carreteras secundarias que han llevado a Juan Carlos desde Tres Cantos hasta Algeciras y, una vez cruzado el Estrecho de Gibraltar, desde Ceuta hasta Midelt. Y todo ello en menos de dos semanas, para llegar justo a tiempo a tomar la salida de la Titan Desert junto a sus compañeros del Club Ciclista Tres Cantos, Carlos, Gabri y Paco. Ellos optaron por la opción más cómoda y se trasladaron a Marruecos en avión.

1.200 kilómetros para poder participar en la Titan Desert © 1.200 kilómetros para poder participar en la Titan Desert 1.200 kilómetros para poder participar en la Titan Desert

El camino de Juan Carlos hasta Midelt no ha sido nada fácil. Cada día ha tenido que pedalear más de 100 kilómetros con una bicicleta cargada hasta los topes de material y ropa para que no le faltara de nada en la Titan Desert: «Los cuarenta y muchos kilos que tengo que mover se me hacen de rogar», aseguraba.

En el recuerdo queda la compañía de la gente en los pueblos de paso, y alguna que otra incipiente amistad. «Tuve la suerte de conocer a Pepe, un pedazo de ciclista que fue capaz de venirse desde Austria tras recorrer unos 3.000 kilómetros en 21 días en mountain bike».

Atravesar Andalucía en plena Semana Santa conlleva una penitencia y Juan Carlos no se libró de ella. Tuvo que dormir al raso, en una tienda de campaña, al estar todos los hostales de Ronda completos. «La noche me resultó pésima porque apenas dormí nada. Hacía un frío del copón», relataba en su diario. Sin embargo, su verdadero vía crucis empezó un día antes en Montilla (Córdoba).

Allí se dio cuenta de que había perdido el pasaporte, imprescindible para poder entrar en Marruecos y participar en la Titan Desert. Intentó hacerse uno nuevo en Lucena pero la suerte no estaba de su lado: «Llegué a la comisaría y me dijeron que el sistema llevaba caído dos horas y media y que ya no harían más hasta el lunes de después de Semana Santa, al ser festivo».

Juan Carlos tuvo que buscarse la vida como buenamente pudo pero logró hacerse con un pasaporte nuevo. Vía libre para entrar en Marruecos y poner rumbo a Midelt. «El primer objetivo, llegar hasta aquí, en la bici, está conseguido», confesaba. Ahora comienza la segunda parte de su desafío: la verdadera Titan Desert y sus más de 700 kilómetros repartidos en seis etapas por el desierto de Marruecos: desde los pies del Atlas hasta las dunas del Erg Chebbi.

La gran novedad de este año será el Paso Garmin, un tramo de unos 40 kilómetros por el desierto marroquí que no estará señalizado y en el que el uso del GPS será decisivo para orientarse. Una aventura digna del Rally Dakar que igualará las fuerzas entre los bikers más profesionales y los mejores navegadores.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon