Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Declarada la Casemirodependencia

SPORTYOU SPORTYOU 29/09/2016 Julián Ávila
Declarada la Casemirodependencia © Getty Images Declarada la Casemirodependencia

Casemiro pertenece a esa partida de jugadores que tuvieron que hacer las maletas para regresar al Real Madrid con otro caché. El brasileño sacó el título de futbolista de élite en el Oporto de Julen Lopetegui hace un par de años. El ahora seleccionador nacional le entregó la batuta de la dirección del equipo y creció tanto en personalidad como en rendimiento. Se convirtió en el guardián del pasillo de seguridad del equipo portugués.

Esta extraordinaria temporada le hizo regresar con la etiqueta de intransferible. Rafa Benítez le quería para liderar el medio del campo pero Casemiro se convirtió en uno de los principales focos de crítica tanto en la prensa como en la grada, más interesada en ver jugar a futbolistas con un perfil más creativo como Kroos, Isco o James sin tener en cuenta el maldito quebradero de cabeza que para los entrenadores supone mantener el equilibrio en el equipo. Un problema que se acrecenta cuando hay que poner en el mismo equipo a Cristiano Ronaldo, Bale y Benzema, un trío con escasa vocación defensiva salvo en los partidos denominados grandes.

Para quitar el balón

Antes de irse, Benítez claudicó el día clave. El Barcelona llegó al Bernabéu y Benítez cedió dejándole en el banquillo. El resultado fue un paseo azulgrana (0-4) pero pocos señalaron la ausencia de Casemiro como una de las llaves para la debacle. Luego vino Zidane. En los primeros partidos de la era del francés continúo calentando el banquillo pero los problemas ante el Málaga y el Atlético propiciaron el cambio. Casemiro entró de titular en los partidos ante el Levante y el Celta. En la previa ante los valencianos dejó la clave en forma de frase. "Para tener la posesión hay que quitárselo al contrario". Y el hombre para recuperarlos era el brasileño.

Zidane ganó una guerra que tenía perdida de antemano. Y los hechos le siguen dando la razón

La apuesta de Zizou tomó cuerpo en los octavos de final de la Champions ante la Roma. Y se consolidó con el partidazo en el Camp Nou. 'Casemiro, titular'. Era la voz que zigzageaba entre aficionados y la crítica. El músculo había podido con el trazo fino. Y no hubo vuelta atrás.

Zidane ganó una guerra que tenía perdida de antemano. Y los hechos le siguen dando la razón. Casemiro se lesionó ante el Espanyol en Cornellá y los tres partidos siguientes el Real Madrid no ha sido capaz de ganar, cosechando dos empates frente al Villarreal y Las Palmas y un tercero en la Champions League ante el Borussia Dortmund.

Lo intuido vuelve a transformarse en realidad. El Real Madrid, sin Casemiro, está cojo, desequilibrado, desprotegido... Obliga a otros compañeros un trabajo oscuro para el que no están cualificados. Levantar en público la bandera de Casemiro es una heroicidad, como ya pasase hace mucho tiempo con Makelele. Por entonces un periodista le preguntó a Zidane, entonces compañero de Claude en el club blanco, quién era el jugador más importante en aquel Madrid de los galácticos. Zizou respondió que Makekele para asombro del plumilla. Hoy, se le podría trasladar la misma pregunta y desde la perspectiva del entrenador quizás responda que Casemiro. ¡Queda declarada la Casemirodependencia en el Real Madrid!

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon