Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Del Bosque esperará a Diego Costa hasta el viernes 30

AS AS 27/05/2014 Joaquín Maroto
Diego Costa lo tiene muy difícil: quince días de reposo © Archivo (Jesús Álvarez) Diego Costa lo tiene muy difícil: quince días de reposo

Diego Costa no superó el examen médico al que fue sometido ayer por la mañana por el doctor Guillén. “Tiene una microrrotura en el bíceps femoral y deberá guardar reposo durante quince días”. Este diagnóstico excluye a Costa del Mundial, puesto que Del Bosque dijo el sábado que el próximo lunes, día 2 de junio, vence el plazo para los lesionados.

Pero el dictamen de Guillén no coincide con el de los médicos de la Federación, los doctores Celada y Cota, que prefieren ser más prudentes. “La medicina no es como las matemáticas. Diego Costa está pendiente de evolución y aún no está descartado”. El médico del Atlético de Madrid, José María Villalón, con el que también habló este periódico, tomó el camino intermedio. “El jugador está ahora bajo la disciplina de la Federación y se tomará una decisión colegiada”.

Eso precisamente es lo que va a pasar. La decisión sobre la presencia o no de Diego Costa en el Mundial se tomará después del tratamiento al que le someterán a partir de ahora los médicos de la FEF, los mencionados doctores Cota y Celada, que a su vez consultarán el historial del jugador con su colega Villalón y tendrán en cuenta el diagnóstico que Guillén emitió ayer. Tras el tratamiento se informará de su evolución al seleccionador, que tomará la decisión definitiva en los próximos tres días, los que Costa y los doctores de la FEF tienen para obrar el milagro.

Al margen de que los doctores de aquí y de allá se pongan de acuerdo sobre lo que tiene Diego Costa y, lo que es más importante, sobre el tiempo que le va a llevar recuperarse al ciento por ciento, Del Bosque también quiere conocer de primera mano las sensaciones del futbolista. Enviará a la directora de la Selección, María José Claramunt, a saber cómo se encuentra el futbolista y si se cree en condiciones o no de estar a punto para el primer partido del Mundial, contra Holanda el 13 de junio.

Del Bosque también tiene por norma, en estos casos, consultar con el entrenador del jugador, en esta ocasión Diego Pablo Simeone. Pero no parece el mejor momento. El rapapolvo del Cholo a Diego Costa en Lisboa fue monumental. Yegua, placenta, doctora milagro y milonga fueron los conceptos que brotaron en esa conversación entre técnico y jugador. Diego Costa, en una reacción común a muchos enfermos, no se vio como tal. Se animó a jugar porque se creía en condiciones de hacerlo y Simeone tuvo que cambiar todos los planes en el minuto 9. Eso justo es lo que Del Bosque no quiere que le pase a él, y por eso anda con pies de plomo.

El seleccionador, que es más agudo que un violín, hace tiempo que barrunta que Diego Costa podría no jugar en Brasil. Podría no jugar con España... No se sabe muy bien la razón, pero Del Bosque nunca lo ha tenido claro. No porque no crea, que cree, en el jugador. Pero más de cabeza para abajo que de cuello para arriba. Diego Costa, menos el día que firmó su compromiso con España ante notario, nunca ha tenido un afán derechito en este sentido. Y eso lo percibe Del Bosque, que parece que tiene un sexto sentido para estas cosas.

En fin, que el culebrón durará como mucho hasta el viernes. A Diego Costa se le van a dar todas las facilidades, se van a agotar los plazos por él y se le someterá a un cónclave médico. Ahora, como haya la más mínima duda de que está lesionado, se va a quedar sin Mundial. O por lo menos sin que le lleve Del Bosque...

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon