Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Del Bosque: "Si hago cambios no sería señalar a nadie"

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 14/06/2014 EFE

Vicente del Bosque, seleccionador español, medita cambios en el once para el partido ante Chile, en la segunda jornada del Mundial de Brasil 2014, aunque si los hubiera "no sería señalar a nadie", y avisó de la "presión suicida" de su rival del próximo miércoles en el estadio Maracaná.

"Es otro partido y puede que haya cambios, pero no es todavía momento de hablar de eso. Hay que ir pensándolo. No queremos precipitarnos y tomar decisiones precipitadas. Si los hubiera no sería señalar a nadie. Es un torneo corto, tenemos 23 jugadores y todos dispuestos buscaríamos la mejor solución", dijo.

Nombres como los de Pedro Rodríguez, Javi Martínez, Juanfran Torres o Cesc Fábregas son algunas posibilidades como novedades en la alineación titular, después del 1-5 ante Holanda, con un mal rendimiento defensivo en el segundo tiempo. En los próximos días se verá cuántos y quiénes son los posibles cambios frente a Chile.

Del Bosque también advirtió de la entidad de su rival: "Me preocupa la presión suicida de Chile y sus individualidades. Debemos poner de nuestra parte para combatir su forma de jugar. Tenemos alguna idea. En algunas cosas coincide con Holanda, pero en otras muchas creo que no".

Del Bosque defiende a los veteranos: "No tenía fuerza moral para dejarlos fuera"

Vicente del Bosque, seleccionador español, dio la cara por los 23 jugadores que citó para el Mundial 2014, especialmente por los veteranos, a los que dijo que "no tenía fuerza moral para dejarlos fuera" tras recordar que algunos de los que piden paso fracasaron en los Juegos Olímpicos.

Del Bosque compareció ante los medios cuando no estaba planificado. Respondió a la petición de los enviados especiales con una rueda de prensa honesta, en la que habló desde el corazón sin mirar el reloj. Cercano a cada periodista que preguntó y dando normalidad a la situación desde la derrota.

Así llegó su defensa a Iker Casillas el primero y al resto de veteranos que aguantan el chaparrón de una crítica que comprende, pero ante la que pide "respeto".

"Entiendo que es un tema de debate pero nosotros hemos traído a 16 jugadores campeones del mundo de 23. Significa un 30 por ciento de un campeonato a otro", analizó.

"Ellos han participado en la consecución de la clasificación al Mundial, no han estado alejados estos cuatro años y en sus clubes han logrado éxitos y se han ganado estar en Brasil. Los hemos traído desde el convencimiento de que son los mejores", añadió.

Cada mensaje de Del Bosque tiene un significado y quiso dejar uno para los que piden renovación del grupo, recordando que las generaciones que vienen por detrás pisando fuerte han fracasado en los Juegos Olímpicos.

"No quiero decir que tenga razón porque habremos dejado alguno fuera que también merecía venir, pero para mí los que están aquí son los mejores. Aunque digan que Xavi tiene 34 años. Con 32 no es una edad para no venir a un Mundial, nos acordamos en marzo como jugaron en Francia para darnos la clasificación. No tenía fuerza moral para dejarlos fuera y algunos de los que se piden habían fracasado en la Olimpiada. Tenemos futuro por detrás pero los que han venido han demostrado calidad durante toda la temporada y nos ayudaron en la clasificación", opinó.

Ahora, son ellos los que se ven obligados a levantar a España de la lona y apurar ante Chile y Australia las opciones de clasificación a octavos de final. "Tienen esa madurez para todavía afrontar este reto que tenemos por delante el miércoles ante Chile. Ese oficio para afrontar un reto mayor que el pasado Mundial. Creo que aquellos que tienen 30 años, por mucho que hayan ganado, son más responsables que los recién llegados". Fue la defensa a ultranza de Del Bosque a los suyos. A los que condujeron a España a dominar el mundo del fútbol.

"No hemos hecho nada grave; cabeza arriba y a pelear"

"Estamos saliendo de la desazón de ayer. Me reía por fuera, pero por dentro estaba cabreado. Estamos muy disgustados, pero esto es un deporte y cualquier deportista se supera ante la adversidad. No hemos hecho nada malo ni grave, una cuestión deportiva de jugar mal el segundo tiempo, así que la cabeza arriba y a pelear el próximo partido (ante Chile)", explicó con su habitual tono tranquilo.

"La normalidad es lo mejor que hemos tenido cuando hemos ganado; la templanza para asumir con tranquilidad la victoria y la derrota sabiendo lo que hemos hecho mal. El deporte nos da oportunidad de rehacernos. Cuando vengo a rueda de prensa, mi cara no denota la victoria ni la derrota. Me gustaría que en los jugadores fuese igual", añadió.

"Quiero ser más positivo y quedarnos con el primer tiempo que hicimos. No estuvimos brillantes en la primera parte, pero encontramos toque y nos pusimos por delante. Todo marchaba decentemente", declaró Del Bosque, que ya en el primer tramo del choque detectó algunas acciones en las que su rival generó peligro.

"En el primer tiempo hubo dos jugadas que estamos en el límite del fuera de juego. Fueron dos amenazas que nos advirtieron del peligro. Lo había hablado con Toni (Grande, su segundo técnico) de decirlo en el descanso. la mala fortuna es que pasó en el minuto 44 con un centro perfecto. Alguien tuvo que cortarlo, sí, pero fue un centro perfecto y VanPersie es un excelente jugador. Sabíamos que eran delanteros con movimientos muy difíciles y peligrosos. Tenían todo preparado para cogernos la espalda", analizó.

Luego llegó la desorganización de su equipo. "En el afán de querer hacer las cosas rápidas acabamos tan desordenados que sufrimos un duro castigo, pero no hurgo en la herida de los jugadores cuando son conscientes de lo que ha estado mal", apuntó.

"Debemos recomponernos. Hubo desorganización en el centro del campo que ya nos pasó algunas veces. Cuando nos hemos puesto en contra del marcador, en el afán de querer hacer cosas rápidas nos desorganizamos. Nos pasó en Lisboa y Argentina, en amistosos. Son los tres más significativos que hacen las derrotas más dolorosas por lo abultado", prosiguió el técnico ante los medios de comunicación.

"Estamos mal acostumbrados a ir siempre a favor y a veces antes de empezar el partido siempre digo: 'cuidado, que algo puede alterar nuestros planes y debemos estar preparados para la adversidad'. No es fácil. En los partidos de Lisboa o Argentina, en ese afán de ir a por la remontada nos desorganizamos y perdimos agresividad", concluyó.


Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon