Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Del Bosque y los árboles del Tata

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 03/06/2014 Miguel Rico

La Roja salió ayer de Madrid, con destino Washington, donde afrontará la última fase de su preparación para el Mundial. Mini stage americano, partido el 7 de junio contra El Salvador y viaje a Curitiba para concentrarse en Caju, la ciudad deportiva del Atlético Paranaense. La siguiente cita, ya será oficial: 13 de junio, debut ante Holanda, con Louis Van Gaal en el banquillo 'orange'.

La elección de los 23 de Del Bosque para intentar revalidar el título ha sido analizada con lupa para encontrar matices individuales con los que valorar/discutir su elección. Algo obvio en en universo, como es el fútbol, donde existen multitud de matices. Hoy, sin embargo, observaremos el grupo desde la globalidad y la primera conclusión que se nos viene a la cabeza es que la selección se ha formado de manera inversamente proporcional al comportamiento de los tres grandes equipos de la Liga española.

El Madrid, campeón de la Champions y de la Copa, sólo tiene tres futbolistas (Casillas, Ramos y Alonso), el Atlético, campeón de Liga, aporta cuatro (Juanfran, Koke, Diego Costa y Villa) mientras que del Barça, campeón de la Supercopa de España, figuran siete futbolistas (Piqué, Jordi Alba, Busquets, Iniesta, Xavi, Cesc y Pedro).

Visto así, desde la distancia, desde la ignorancia de lo sucedido en el campeonato español, cualquiera diría que este ha sido, ha vuelto a ser, el gran año del Barcelona. Y no así. Todo lo contrario. Aún así, entre Madrid y Atlético, los grandes triunfadores de la temporada, suman los mismos futbolistas que aporta el Barcelona y eso, seguro, debe tener alguna explicación.

Por ejemplo, las composiciones, por nacionalidades, de las plantillas pero también que Vicente Del Bosque, más que una selección, ha hecho un equipo de 23 jugadores prescindiendo de los resultados obtenidos con sus clubs. Se lleva a Brasil al grupo que le ha dado todo, incluido el título mundial. Y entre esa gente los siete del Barça son tan indiscutibles como lo hubiera sido Víctor Valdés de no haberse lesionado, o como lo hubiera sido Carles Puyol si no hubiese estado lesionado todo el año.

A partir de aquí, viéndolo en clave Barça, cabe preguntarse si lo sucedido este año aquí, cerrando el ejercicio con un título minúsculo, no tendrá mucho, pero mucho que ver, con la capacidad del entrenador de turno para exprimir a los futbolistas. Máxime, teniendo en cuenta que esos internacionales de la Roja en los que Del Bosque confía como titulares del actual campeón del mundo, han tenido a su lado a Messi, Neymar, Alves y Mascherano. Otros cuatro futbolistas de primer nivel que también disputarán la Copa del Mundo con Brasil y Argentina, dos selecciones tan aspirantes al título como lo pueda ser la Roja.

Si fuese así, como lo interpretamos en este momento y dando por cierta la responsabilidad del banquillo blaugrana, se confirmaría una de las grandes evidencias del fútbol: el hecho de tener a los mejores jugadores, incluso disponer de la mejor plantilla, no garantiza tener también el mejor equipo. Algo que, como Del Bosque, debe tener muy claro Luis Enrique quien, entre otras cosas, ha venido, ha vuelto, para eso. Para que la estrella del Barça vuelva a ser el equipo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon