Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Del "Nairo se quería bajar" a la "fiesta del té" de Hesjedal

Marca Marca 03/06/2014 marca.com

Terminó el Giro de los colombianos. Italia, con permiso de Irlanda, volvió a ser el epicentro del ciclismo durante tres semanas. Un total de 21 días de tensión, emociones, caídas, triunfos épicos y demás momentos adrenalíticos que han dejado un puñado de frases para el recuerdo. Desde MARCA.com repasamos los diez comentarios más extravagantes de la 'Corsa Rosa'.

Ciclismo / Las 10 mejores frases del Giro © Ciclismo / Las 10 mejores frases del Giro Ciclismo / Las 10 mejores frases del Giro

Tan sólo seis duró sobre el asfalto uno de los principales favoritos: Purito Rodríguez. El ciclista catalán, quien parecía más motivado que nunca por conquistar una ronda que ya rozó en 2012 (fue segundo tras Ryder Hesjedal), tuvo que abandonar a las primeras de cambio tras una inoportuna caída en la sexta etapa que se tradujo en tres costillas rotas y un dedo fracturados. Al mal tiempo, buena cara. "¡Un negocio familiar no puede pararse por tres roturitas! Si no puede llevarlo el patriarca, pues que lo haga la cantera", comentó el de Katusha en su perfil de Twitter el pasado 17 de mayo. Junto al 'tuit', el crack español adjuntó una tierna imagen de una de sus hijas ataviada con el maillot del cuadro ruso. Joaquim quitaba hierro a una situación dramática con su habitual sentido del humor.

Con el de Parets fuera de combate, los Aru, Rolland, Nairo, Urán, Evans y compañía aprovecharon para lanzarse a por los puestos cabeceros. Fue la joven promesa italiana de Astana una de las grandes sorpresas en un Giro en el que pronto le tocó coger el mando tras el infortunio de Scarponi, el 'capo' inicial de los kazajos. "El Giro es un viaje de descubrimiento", fue su explicación tras su portentosa exhibición en Montecampione, durante la 15ª etapa. El corredor sardo, quien con 15 años tuvo que elegir entre la bici y la raqueta, se mostró de lo más filosófico en su momento de esplendor. "No me importa ser el centro de atención. Es un estímulo. No conozco mis límites. El Giro es para mí un viaje de descubrimiento", comentó a la 'Gazzetta dello Sport'.

Tras la calma llega la tormenta
Al contrario que en el dicho popular, la tempestad llegó después de la tranquilidad. Fue en la etapa del Stelvio cuando los ánimos se caldearon y se pudieron las frases más polémicas y controvertidas. "Cómo se puede ser tan cobarde" (Patrick Lefevere -jefe del Omega- al director del Giro Mauro Vegni en Twitter), "Los resultados deberían ser anulados" (Oleg Tinkov en 'Cyclingnews') o "¿Paramos todo y montamos una fiesta del té?" (Hesjedal en 'Velonews') fueron algunos de los dardos que se lanzaron tras una neutralización que Nairo Quintana aprovechó para agarrar el rosa tras una tensa y controvertida jornada. Ya no lo soltaría hasta el final.

Ya cerca de esa conclusión, Fernando Alonso se acercó a la carrera junto a su escudero Paolo Bettini para llevar el sosiego a los seguidores más pesimistas: "El próximo año espero venir y estar en un coche nuevo". No se refería a un Fórmula 1, sino al futuro bólido de se nuevo proyecto. Una estructura sonre la que, según explicó, ofrecerá más detalles en agosto. "Hasta ese momento, de acuerdo con las reglas, no se puede hablar de corredores", comentó el piloto, cuyo saludo o mirada a cualquier ciclista hacía saltar la rumorología.

Entre 'pájaras' y manotazos
En la misma etapa de la polémica, el actual vencedor del Giro estuvo cerca de decir adiós. "Nairo se quería bajar", aseguró Gorka Izagirre ante los micrófonos de 'Radio Euskadi'. El vasco tuvo que darle de comer en la boca e inyectar todos sus ánimos a un colombiano que no lo veía nada claro. Al menos su vuelta terminó bastante mejor que la de Dehaes. "Grande Giro de merda", dijo el de Lotto-Belisol tras romper dos veces la cadena en la crono de Grappa. Su final fue 'Trieste'. Como el de Bongiorno, a quien un espectador le robó el sueño de su vida con un inoportuno empujoncito en el durísimo Zoncolan. "Estoy enfadado. Los seguidores son nuestra fuerza, pero tienen que quedarse en su lugar y no tocarnos", apuntó el corredor del valiente Bardiani durante la ronda conquistada por un Nairo que quiso lanzar un aviso durante la celebración: "En 2015 acudiré al Tour". La prueba a la que no le dejaron ir este año.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon