Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Desidia o primas, el Málaga saldrá señalado al campo

AS AS 11/05/2014 Carlos Cariño
Schuster, en un entrenamiento. © MARIANO POZO Schuster, en un entrenamiento.

Bernd Schuster tuvo que explicar a la plantilla las declaraciones del pasado sábado tras la derrota contra el Elche donde puso a sus profesionales en entredicho. “Hay jugadores que ya no están”, comentó. Hablaron y se alcanzó el pacto de caballeros necesario para que la temporada termine lo mejor posible. Después, ya se verá. No es nuevo reincidir en la escasa sintonía que el alemán tiene con un abrumador sector de la afición. Su escasa diplomacia y el recuerdo elevado que dejó Pellegrini le han perjudicado. Incluso, para enredar las cosas aparecieron unas declaraciones de Arthur Boka, jugador marfileño fichado por el Málaga procedente del Stuttgart donde comentó, en palabras al Bild: “Me han dicho que no va a seguir”. Tremendo. El Málaga ha comenzado a planificar la próxima temporada sin contar con Schuster y eso le ha molestado mucho. Tiene cinco años de contrato, pero lo normal es que no siga.

Schuster ha tratado de romper con la imagen de pasotismo transmitida por el Málaga en sus derrotas contra Getafe y Elche. Como él dijo un día que renovaba en caso que quedar entre los 10 primeros, daba toda la sensación de que la plantilla, con quien no tiene afinidad, le estaba haciendo ‘el avión’. Los pesos pesados del vestuario están convencidos de que el alemán no va a seguir. Pero Al-Thani, propietario del Málaga puede venir a la Costa del Sol año y medio después y lo mismo dice: “Señores, déjense de historias. Si este hombre tiene contrato por cinco años, que lo cumpla. ¿Qué hacemos entonces? La imagen de desidia dejada por el Málaga en sus dos partidos anteriores puede ser volteada si el equipo sale a competir en el Calderón. Es su obligación. Pero entonces pasaría lo de siempre. Todos dirían: “Claro, es que va primado hasta las orejas”. Un run-run poco conveniente. El equipo blanquiazul ha jugado con riesgo. Ha planificado la próxima temporada, fichando a dos jugadores (Rosales y Boka) sin contar con Schuster y el alemán ha empezado a buscarse la vida. Pero, insistimos, el Málaga se ha dormido y la concatenación de resultados que le mandaría a Segunda no es ilógica. Dejar los deberes para el último dia y las desavenenencias internas sólo dan dolores de cabeza.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon