Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Directo, sincero y sin pelos en la lengua

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 29/04/2014 null

Qué les voy a decir de Tito que no se haya dicho ya. Simplemente que era una persona directa, sin pelos en la lengua, que decía lo que tenía que decir y que jamás iba con rodeos. Para mí, ya lo he dicho otras veces, era como un hijo futbolístico, como Altimira, Roura, Amor y tantos otros. A Tito además le tenía un afecto especial, siempre vi algo diferente en él, en su capacidad para entender el fútbol. Creía en él y nunca me decepcionó.

La entereza con la que ha conllevado la enfermedad es admirable. Yo pensaba que era imposible no haber arrojado la toalla, pero él iba, le hacían las mil y una y seguía batallando. Como persona era igual: un luchador que no rehuía nunca la responsabilidad y, sobre todo, que si tenía que decir las cosas las decía a la cara, sin ir por detrás con subterfugios o haciendo que otros hablasen por él. Decía las cosas como las sentía y era generoso. Hombre familar y sencillo, amaba a los suyos con toda el alma y nunca dejó tirado a un amigo.

Destaco también su discreción. El ejemplo más claro lo tuve el día que le diagnosticaron la enfermedad. Teníamos una comida de amigos con otros técnicos del club y llegó una hora tarde, sin decirnos por qué. Habló con nosotros con toda naturalidad, sabiendo por dentro que había empezado el proceso más difícil que tenía que afrontar

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon