Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Doce meses, doce causas... para la crisis del Madrid

Marca Marca 26/12/2015
© Reuters / Sergio Perez Livepic

Alguien en el Real Madrid se debió olvidar de comerse las uvas en la pasada Nochevieja, porque el 2015 que está a punto de acabar se ha convertido en un año nefasto para el club blanco. En el repaso de los doce meses se encuentra de todo: Desastres deportivos, horrores institucionales, juzgados y fiestas 'indebidas'.

Enero

El año comenzó torcido. El Madrid venía de ser campeón del mundo en Marruecos y presentaba una racha triunfal de 22 victorias consecutivas que se truncó en Mestalla. Pero el mes fue a peor en La Castellana, sobre todo cuando Torres se cargó a los blancos en Copa con dos goles en el Bernabéu, en el primer minuto de cada parte, sólo unos días después de aquel "Siuuuuuh" tan comentado de Cristiano en la gala del Balón de Oro. El luso terminó el mes limpiando su escudo de campeón del mundo mientras salía expulsado de Córdoba.

Febrero

El año había nacido malparido y el segundo mes iba a ser la confirmación. Aún resuenan los ecos de la famosa fiesta de cumpleaños de Cristiano la noche que el Madrid fue humillado en el Calderón. Un 4-0 que escoció más en el orgullo de los madridistas que tuvieron que aguantar al vecino los días siguientes que en el de algunos futbolistas, que salieron a celebrar esa noche un festejo a destiempo. Las fotos y vídeos de Kevin Roldán "rompiendo tarima" con los blancos fueron el punto de partida para la descomposición del proyecto de Ancelotti y motivo de chanza para los rivales, léase Piqué.

Marzo

La Liga se complicó con los tropiezos ante el Villarreal en casa y el Athletic en San Mamés, pero todo estuvo a punto de saltar por los aires en lo que debía ser la noche más tranquila del mes. El Schalke visitaba el Bernabéu después del 0-2 de Gelsenkirchen que dejaba todo sentenciado... o no. Los mineros vencieron 3-4, estuvieron a punto de eliminar al vigente campeón en octavos y la grada explotó. Una bronca de las que hacen época y que tuvo consecuencias inmediatas. El público no dejaría de pitar en toda la temporada... ni en todo el año. Pocos días después compareció Florentino Pérez para asegurar que Ancelotti seguiría "pase lo pase", algo que no se cumplió.

Abril

Los silbidos continuaron en un mes bueno deportivamente y con la única alegría del año: el gol de Chicharito al Atlético para clasificarse para las semifinales de Champions. Sin embargo, las lesiones volvieron a aparecer y Modric, eje del buen juego blanco, ya no jugaría más en toda la temporada.

Mayo

Y Morata eliminó al Madrid de la Champions. El canterano fue la estrella de la eliminatoria e impidió una final Madrid-Barça en Berlín, la última oportunidad de ganar un título para los blancos y la sentencia definitiva para el futuro de Ancelotti. Tampoco fue bueno el final de temporada para Iker, al que el público hartó con sus silbidos hasta hacerle revolverse contra la grada en alguna ocasión. El mes terminó con la destitución de Carletto, el entrenador de la Décima, que había sido ratificado 74 días antes.

Junio

Con Benítez ya presentado como nuevo técnico e impulso blanco, el jaleo no se mudó de Concha Espina. Si la salida de Casillas era cuestión de estado, la relación de Sergio Ramos, segundo capitán por entonces, con el presidente, amenazaba con un incendio devastador en el Madrid. La renovación se enquistó, al héroe de la Décima se le acusó de pesetero desde voces cercanas al club y su salida parecá más cercana que su permanencia en el equipo. Ni en vacaciones estuvieron las aguas calmadas.

Julio

La esperpéntica despedida de Iker Casillas del Real Madrid dio la vuelta al mundo. El capitán, después de 25 años en el club, dijo adiós solo en la sala de prensa del Bernabéu, a lágrima viva mientras ningún representante de la entidad le arropaba. El 'remake' de la escena, al día siguiente, ya con el presidente a su lado y los trofeos en el césped, no engañó a los fieles del portero, que cantaron el "Florentino dimisión" al tiempo que despedían a su ídolo.

Agosto

Los primeros pasos de Benítez en el Madrid no fueron precisamente ilusionantes. La pretemporada tuvo más momentos bajos que altos, incluido algún malentendido entre el técnico y sus estrellas, culminado todo en un debut pobre en Gijón con un 0-0 que no ayudó nada a que la afición blanca cambiase la percepción de defensivo y aburrido que tenía del entrenador.

Septiembre

Primer día de mes, último día de mercado y ridículo madridista. Después de todo un verano negociando la llegada de De Gea y con Keylor Navas subido a un avión con destino Mánchester, la operación galáctica del año se truncó por unos papeles que no llegaron a tiempo o que no se firmaron o que se perdieron en 'la nube'. Un fiasco histórico que no hizo más que aumentar el bochorno en la afición blanca y el cachondeo en las rivales.

Octubre

Primer partido grande de la temporada para Benítez y primer fiasco. Con el Madrid ganando 0-1 en el Calderón, el técnico se echó atrás y el Atlético empató y gracias, porque un Keylor monumental evitó una nueva derrota madridista ante el vecino. Los pesos pesados de la plantilla empezaron a mostrar su descontento con el inquilino del banquillo y la desconexión de la plantilla con Benítez se acrecentó.

Noviembre

Mes negro, dentro y fuera de los terrenos de juego que comenzó con la visita de Benzema a comisaría en Versalles y el estallido del 'caso Valbuena'. A aquello le siguió la derrota en el Pizjuán y el 0-4 del Clásico, el día que el Bernabéu dijo "basta". Aquel paseo imperial del Barcelona en Concha Espina estuvo a punto de costarle la cabeza a Benítez, al que pareció agotársele el crédito. Florentino salió a ratificarle y a mostrar su confianza en él.

Diciembre

El acabose. El Real Madrid cae eliminado de la Copa del Rey por alineación indebida de Cheryshev en Cádiz, chirigotas en el Carranza, recursos blancos y contundentes respuestas de los comités. La derrota en Villarreal termina por finiquitar la paciencia con Benítez y todo termina con un 10-2 al Rayo entre pitos del Bernabéu. Un año negro y en blanco.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon