Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Dos goles en tres minutos le dan vida al Almería

AS AS 27/04/2014 Iván Molero

Solo 180 segundos pueden cambiar el destino de un equipo, el Almería, que remontó en tres minutos un 1-0 que casi le condenaba al descenso para, con un tanto del canterano y debutante Fran Vélez y un golazo de Suso, aferrarse a la lucha de la permanencia. Con 33 puntos, los rojiblancos dejaron Cornellà-El Prat con un sabor de boca infinitamente superior al del Espanyol, con 41 y casi salvado, pero que invitó a su afición a sestear con el sol del mediodía y que acumula cinco jornadas sin ganar, un punto de 15. Algo tinfluyó, claro está, la expulsión de Stuani por doble amarilla en el 48’.

Hasta esa roja, le había salido mejor al Espanyol, ni que fuera en una acción aislada en medio del sopor, la acumulación de puntas, seguramente porque está más habituado a hacerlo que un Almería descolocado con dos ‘nueves’ en liza: Óscar Díaz y Rodri. Descubrió Francisco el centro del campo (situó a Fran Vélez, central, por delante de la zaga) en pos de tapar a Sergio García, que aunque la tocó poco sí tuvo tiempo para lanzar su novena asistencia del curso. La escasa continuidad, en la que la medular de ambos equipos parecía un cortafuegos entre dos incendios —las defensas y la búsqueda del gol—, beneficiaba más a los pericos, a quienes un punto les bastaba para lograr su objetivo.

Pero Stuani fue decisivo en todo, también en los planteamientos. Principalmente, es obvio, por el gol, una jugada que ejemplifica lo que ha sido el Espanyol toda la temporada: aguantar atrás, robo y pegada, en este caso balón dividido que gana Córdoba, centro milimétrico de Sergio y cabeceo fulminante del uruguayo. Antes, por la acción en que vio la primera amarilla: pudo ser penalti porque le empujaron, pero igualmente pudo ver roja directa porque su ‘protesta’ consistió en una patada desde el suelo. Y, finalmente, por su expulsión, que propició la entrada de Álex Fernández para contrarrestar con control la inferioridad numérica, y la revolución en el Almería: Francisco dio paso a un rematador más, Soriano, adelantó a los laterales y convirtió el esquema en un 3-5-2, echando el resto en busca de una victoria que necesitaba para sobrevivir.

Balón parado. Y vaya si la encontró, en tres minutos prodigiosos y —a falta de centrocampismo— a balón parado. En el 69’, con el testarazo de Fran Vélez, completamente solo, en la salida de un córner botado por Corona. Y en el 72’, mediante una delicia de saque de falta de Suso, que la colocó sutilmente sobre la barrera, imposible para Casilla. Psicosis perica que culminó con la roja directa a Javi López en la prolongación.

Mantiene el Almería encendida la mecha de la salvación gracias a tres minutos de oro, mientras que el Espanyol se mira al ombligo, acaso porque allí, en su camiseta, lleva impreso un destino vacacional.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon