Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Dos penaltis frenan al Liverpool en Sunderland

Logotipo de SPORTYOU SPORTYOU 02/01/2017 sportyou
Dos penaltis frenan al Liverpool en Sunderland © Getty Images Dos penaltis frenan al Liverpool en Sunderland

El Liverpool no pudo sumar su quinta victoria consecutiva en Premier League debido a dos errores evitables dentro del área propia que generaron dos penaltis favorables al Sunderland que Jermaine Defoe no desaprovechó. El equipo dejó notar la fatiga de las últimas jornadas y Daniel Sturridge sufrió una nueva lesión.

Fue Defoe quien disparó por primera vez a puerta, con un remate centrado, sencillo para Mignolet. Luego los hombres de Klopp respondieron con un un par de ataques vertiginosos en los que Mannone dejó dos intervenciones sensacionales a los golpeos de Sturridge y Wijnaldum.

El partido ofrecía un ritmo frenético difícil de sostener, pero mientras las fuerzas se agotaban iba a llegar un gol en cada portería. Sturridge, de cabeza, adelantó al Liverpool a la salida de un córner con un movimiento inteligente en el área. Sin embargo, la alegría duró poco en el bando visitante. Klavan, en una acción algo inocente, cometió penalti sobre Ndong y Defoe no perdonó desde los once metros. El empate volvía a lucir en el marcador.

Acto seguido el propio Defoe pudo marcar de nuevo con un balón largo en el que la zaga había perdido la posición. Mignolet estuvo rápido para achicar espacios y deshacer la oportunidad. A partir de ese momento el Liverpool permaneció cerca del área rival, tocaba con velocidad y precisión y generaba peligro ante un Sunderland replegado en busca de otro balón largo hacia sus hombres más rápidos.

Tras el descanso, Klopp dio entrada a AlbertoMoreno por Milner, que había sido amonestado a la media hora de juego. Un cambio para tomar preocupaciones y que también podría dar aire fresco al ataque. Sin embargo, el Sunderland cerró filas y a los 'Reds' les costó plantarse en los últimos metros de campo. El desgaste físico de la primera parte y del duelo ante el Manchester City empezaba a pasar factura.

Sturridge, el más activo de su equipo, completó una pared en el área y Mannone sacó el mano a mano cuando el gol ya se cantaba. El saque de esquina con el que continuó el juego resultó decisivo porque Mané, totalmente liberado en el segundo palo, volvió a adelantar a los visitantes.

En el tramo final el Liverpool iba a sufrir una nueva lesión muscular de Sturridge y poco después Mané cometió penalti al golpear la pelota con la mano cuando formaba parte de la barrera. Defoe volvió a convertir desde la pena máxima.

De nada sirvió ya el arreón final del Liverpool. Mannone se volvió a mostrar muy seguro y fue capaz de frenar el remate más peligroso, obra de Lallana. El Sunderland sumó un valioso punto.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon