Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Albacete vuelve a Segunda tres temporadas después

AS AS 25/05/2014 Amalia Fra
Photo © Proporcionado por AS Photo

La lucha por una plaza en la división de plata entre el Albacete y el Sestao fue un choque de trenes. Estuvo disputadísima desde los primeros instantes del partido. En el minuto 1 el Sestao se acercó a la portería local con un tiro al poste que rebotó en la mano de un jugador del Albacete. Penalti a favor de los vascos, que transformó el veterano Jito sin problemas. El objetivo se le ponía de cara al Sestao, ya que en la ida habían empatado a tres en un partido frenético.

A partir de ese momento el Albacete, acompañado en todo momento del calor de su afición, se dejó la vida en cada instante y en cada acción. Y los visitantes aguantaron como pudieron las embestidas de los del Alba. En el minuto 20, tras un error defensivo de los locales, Carrera se plantó delante de la portería de Alberto y anotó el 0-2. Mazazo para los manchegos. El Carlos Belmonte veía esfumarse su sueño. Aún así, el fútbol continuó saliendo de las botas de los de Sampedro, que seguían creyendo.

Y este esfuerzo tuvo su recompensa. En el 33 un córner perfectamente botado cayó en la cabeza de Rubén Cruz que remató a la red con contundencia. Estalló el éxtasis en el Carlos Belmonte. Los 17.000 espectadores sabían que era el momento para animar a los suyos. Sólo seis minutos después una espectacular jugada individual de Samu por la banda derecha originó el gol de César Díaz, que remató a placer desde el área pequeña. El Albacete había conseguido nivelar el marcador.

En la segunda mitad todo seguía igual. El Albacete, a pesar de tener el ascenso en su mano, seguía apretando más la portería rival, pero el Sestao cuando llegaba arriba creaba mucho peligro. En los minutos finales ambos equipos estuvieron conservadores, no había que cometer fallos. Aún así, el Albacete estuvo cerca de sentenciar el marcador. La afición no dejó de animar a los blancos, que sufrieron los nervios de una final. Tras el pitido del árbitro hubo invasión de campo, manteos,..y no era para menos. El Albacete era equipo de Segunda de nuevo, un histórico del fútbol que vuelve donde se merece estar.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon