Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Arsenal es Arsène Wenger

SPORTYOU SPORTYOU 16/03/2016 David de la Peña
El Arsenal es Arsène Wenger © Getty Images El Arsenal es Arsène Wenger

Cuando abandonas la Picadilly line y sales por la parada de "Arsenal", lo primero que ves es un barrio residencial de casas bajas. Ni rastro del Emirates. No abandonas el metro y ves el paseo de la Castellana con un Santiago Bernabéu al fondo, sino que tienes que mirar a ambos lados y revisar el plano de la ciudad para encontrar el estadio. Después de un pequeño paseo por Gillespie Road, una fachada con el escudo del club te invita a atravesar un pequeño tunel y, al cruzar un puente, entonces, descubres el imponente estadio. Las leyendas del club adornan su estructura, y una estatua de Thierry Henry preside los alrededores. Sin embargo, cuando entras en el Emirates descubres quién es el personaje estrella.

Lo primero que ves al iniciar la visita es un busto de Arsène Wenger. Durante todo el tour el preparador francés es un personaje central, mucho más relacionado con la tradicional figura de manager dentro de la cultura -cada vez más clásica- del fútbol inglés, que con la imagen de entrenador a corto plazo que se puede tener en la Liga española. La cantidad de fotografías que tiene en las entrañas del estadio y las veces que le menciona la audioguía son solo algunos argumentos más para entender una importancia de la que ya nadie duda al llegar a la zona de los vestuarios.

Justo antes de pisar el césped entras en los vestidores de los equipos visitante y local. El del Arsenal, obviamente, es diferente. Nada más entrar, a mano izquierda, hay un enorme jacuzzi. “Wenger quiso una zona de relajación de lujo para que los jugadores se sintiesen cómodos y pudieran hablar aspectos del juego cuando acabasen los partidos”, escuchan los visitantes en los auriculares. Un poco más adelante tienes un habitáculo relativamente pequeño en comparación a lo que suele ser un vestuario de un equipo de élite. Con forma rectangular, una pizarra al fondo y una mesa baja, la audioguía explica por qué se decidió ese diseño: “Wenger quería que todos los jugadores estuviesen cerca y pudieran intercambiar impresiones. La baja altura de la mesa central permite que los futbolistas que están frente a frente puedan verse la cara y conversar”.

El Emirates Stadium costó alrededor de 600 millones de euros, y algunos de los aspectos más relevantes en la parcela del contacto que los futbolistas iban a tener con la infraestructura fueron planificados por el actual primer entrenador del equipo. Es una forma bastante sencilla de resumir su impacto en los últimos veinte años del Arsenal.

Tiempos difíciles

Las FA Cup consecutivas ganadas por los gunners en las últimas dos temporadas calmaron unos ánimos encendidos en los últimos tiempos por la ausencia de títulos. Con Wenger, el Arsenal ganó tres Premier League entre 1997 y 2004. Y, resultados al margen, en aquella época el Arsenal era un equipo devastador. Perder ese nivel de determinación ha provocado que sus críticos hayan hecho más ruido que sus defensores.

La derrota frente al Watford el pasado domingo en la semifinales de la FA Cup, los once puntos de ventaja -aunque tienen un partido menos- que le saca el Leicester City en la tabla, y ese 0-2 en el partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones contra el Barcelona hacen presagiar un curso sin títulos. Tanto detractores como seguidores del técnico francés tendrán sus motivos de peso, pero es incuestionable que su impacto en el club gunner, desde el estilo de juego, pasando por los valores personales, su gestión de la economía y hasta su peso en la planificación de la construcción del Emirates presentan a Arsène Wenger como uno de los personajes más influyentes del mundo del fútbol en las últimas dos décadas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon