Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Athletic debe tener cuidado con la previa de la Champions

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 05/05/2014 Ainara San Cristóbal
© Image MundoDeportivo.com

La goleada del Athletic en Vallecas (0-3) aseguró su participación en la ronda previa a la fase de grupos de la Champions 2014-15. Un objetivo al que muchos aspiraban al comienzo de la temporada -en los últimos meses lo han intentado Sevilla, Real Sociedad y Villarreal-, y que finalmente ha servido para premiar la regularidad del conjunto que dirige Ernesto Valverde. Toca disfrutar del momento. Del gran éxito cosechado con esa cuarta posición. Así lo constataron los propios leones nada más finalizar el encuentro ante el Rayo. Pero algunos como Aritz Aduriz, el único de la plantilla con experiencia en el máximo torneo continental, ya apuntaba en medio de la euforia que "aún nos falta dar ese último paso". La previa de agosto. Un escollo muy a tener en cuenta de cara a la planificación de la próxima temporada.

Es un elemento importante, para empezar, a la hora de diseñar la pretemporada. Cuando finalicen todas las Ligas europeas sabrán si son o no cabeza de serie en el sorteo de los emparejamientos. Un factor clave a la hora de esquivar a los rivales más fuertes. Pero hasta el 8 de agosto no se moverá el bombo del que saldrá el rival definitivo. El compromiso de ida se disputará el 19 o el 20 de ese mismo mes, por lo que el equipo deberá estar preparado para competir al máximo nivel para esas fechas. La vuelta será el día 26 o 27. La confección de la plantilla, que deberá soportar la exigencia de jugar tres competiciones, también estará condicionada por el pase obtenido con el cuarto puesto bilbaíno.

La centenaria historia del club rojiblanco ofrece un balance positivo en este tipo de eliminatorias europeas. Los leones han disputado un total de ocho, y en siete han pasado adelante. Pero seis de esos avances los consiguieron de forma bastante ajustada. En varias ocasiones por el valor doble de los goles a domicilio. El equipo de Txingurri debe tomarse muy en serio esa eliminatoria para no dar al traste en 180 minutos con el premio por el que tanto han luchado a lo largo de la Liga que está a solo dos jornadas de echar el cierre.

Un único KO

El único precedente negativo es también el más lejano en el tiempo. En la campaña 1966-67, la segunda participación del Athletic en la antigua Copa de Ferias, la organización decidió bautizar la primera ronda como previa a los dieciseisavos de final en los que, según las reglas de ese año, empezaba la competición propiamente dicha. El conjunto dirigido entonces por Piru Gainza cayó con estrépito en la ida ante los yugoslavos del Crvena Zvezda -Estrella Roja de Belgrado-. El defensivo planteamiento del cuadro bilbaíno cedió a la media hora, con el primer tanto local. Llegaron al descanso con 2-0. Y en la segunda parte el Athletic terminó de hundirse al recibir tres tantos más. Las crónicas de la época, no obstante, destacaron a Iribar como el mejor del equipo. El 2-0 de la vuelta en San Mamés resultó insuficiente.

En el polo opuesto está la cómoda eliminatoria ante los finlandeses del HJK Helsinki tras el contundente 6-0 cosechado en Bilbao en la segunda temporada de Bielsa. El trámite de la vuelta se cerró con un intrascendente 3-3. Era la segunda previa que superaban los leones el año pasado. Antes apearon a los croatas del Slaven. En esta ocasión, eso sí, con más sufrimiento de lo esperado. Los rojiblancos se impusieron en La Catedral por 3-1, gracias al doblete de Isma López y a un tanto de Susaeta; pero en la vuelta cayeron por 2-1 y acabaron pidiendo la hora para evitar la prórroga en territorio 'enemigo'.

El año anterior, el del brillante camino hacia la final de Bucarest, tuvo un importante componente de fortuna antes del acceso a la fase de grupos de la Europa League. Los leones no pudieron pasar del empate sin goles en el compromiso de ida disputado en San Mamés frente al Trabzonspor. Pero el castigo que dejó fuera de la Champions al Fenerbahce por un caso de amaños, catapultó al rival de los leones al principal torneo continental y al Athletic a la liguilla de la Europa League sin necesidad de disputar la vuelta.

Sufrimiento ante el Tblisi

En la 2009-10, el equipo de Caparrós tuvo que disputar dos previas para certificar su presencia en la liguilla del segundo torneo europeo en importancia. Y ambas las superó con apuros, condicionado por las tempranas fechas en las que se disputaron. En la primera, cayó por 0-1 frente al Young Boys en San Mamés en el estreno de Muniain como león. Y el propio delantero navarro, goleador junto a Llorente en la vuelta, fue uno de los héroes del pase tras el triunfo por 1-2 en Suiza. Decidió el valor doble de los tantos a domicilio. En la siguiente ronda, ante el Tromso, los goles de De Marcos y Llorente remontaron el 1-2 en los últimos cuatro minutos del choque de ida en Bilbao (3-2); y en la vuelta Javi Martínez, que también había marcado de penalti en La Catedral, firmó el 1-1 en la vuelta.

La reacción en el primer compromiso de la previa de la UEFA ante el Trabzonspor en la 2004-05, a la órdenes de Valverde, también fue clave para no quedarse fuera. Los leones empezaron perdiendo 3-0, pero los tantos de Gurpegi y Del Horno en la recta final devolvieron la esperanza a los leones para la vuelta, que se saldó con 2-0 en San Mamés -Ezquerro y Yeste-.

El único precedente de una previa de Champions fue la de la 1998-99, disputada ante el Dinamo Tblisi de la mano de Luis Fernández. Los leones, sorprendidos por la solidez de su rival y atenazados por la presión del encuentro, se vieron con dos goles en contra en la primera media hora. El conjunto georgiano llegó a estrellar un balón en el larguero antes del descanso que podía haber sentenciado. Pero en la reanudación cambió el guion. Sobre todo a raíz del tanto de Imaz, actual delegado del equipo rojiblanco, quien aprovechó un rechace para batir a Guaramadze con un potente zurdazo. Las ocasiones se sucedieron. Incluido un tiro al palo. Pero el empate no llegó. Y Luis Fernández, que se mostró "cabreado" al entender que su rival le había "ocultado información", asumió que todo se decidiría en la vuelta. El choque de La Catedral, dominado por los locales, se decidió con un solitario gol de Etxeberria un minuto después de la expulsión de Mudjiri. El 'rebote', en esta ocasión, pasó al banquillo contrario. "Hemos jugado contra doce. Nuestro jugador no debió ser expulsado y, en cambio, Alkiza sí", protestó Murtaz Kursilavas. La eliminatoria, en cualquier caso, se decantó del lado bilbaíno por el valor doble del tanto marcado a domicilio

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon