Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Athletic manda en San Mamés

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 29/04/2014 null
© Image MundoDeportivo.com

El Athletic de Valverde es un equipo fiable, sobre todo cuando juega en San Mamés. A falta de un compromiso como local para acabar la Liga (el derbi frente a la Real del próximo 11 de mayo), el conjunto rojiblanco acumula 42 sobre 54 puntos posibles. Sólo Espanyol y Atlético de Madrid (tres por cabeza) y Valencia, Elche y Real Madrid (uno cada uno) fueron capaces de sumar en Bilbao.

Se hace un tanto extraño que con semejante balance, la visita del Sevilla impusiera más respeto del debido a tenor de los antecedentes de uno y otro contendiente. Los leones, una vez más, se encargaron de poner las cosas en su justo sitio. El equipo a temer cuando de jugar en San Mamés se trata es el Athletic.

Mucho se ha hablado de la singular apuesta de Emery para este decisivo compromiso en la lucha por el cuarto puesto. El entrenador del conjunto hispalense reservó a algunas de sus piezas más cotizadas, Rakitic sobre todo, para la semifinal europea frente al Valencia. La suplencia del croata, eso sí, dio paso a la ubicación en punta de Bacca y Gameiro.

Los primeros visitantes del nuevo San Mamés se percataron hace ya algunos meses de que el equipo de Valverde sufría más de la cuenta contra aquellos rivales que apostaban por jugar con dos delanteros. El míster rojiblanco no tardó mucho en dar con una solución efectiva para superar este primer escollo táctico: situar a Iturraspe entre los dos centrales a la hora de sacar el balón jugado.

El centrocampista de Abadiño dejó patente ante el Sevilla que se acopla a las mil maravillas a esta doble función. La primera línea de presión ordenada por Emery fue un escollo fácilmente superable por los leones dado el buen manejo de balón de San José, Laporte e Iturraspe. A partir de ahí, Rico y Herrera se encargaron de seguir progresando hacia la bien defendida (desde el punto de vista numérico) muralla sevillana. Las entradas por bandas de Muniain y Susaeta, con los correspondientes desdoblamientos de Iraola y Balenziaga, vinieron a descompensar aún más el entremado de contención visitante. Aduriz, por su parte, supo fijar o desplazar a los centrales en función de cada jugada.

El Athletic, en definitiva, hizo muy bien las cosas en este duelo a cara de perro frente al Sevilla. La apuesta ofensiva bilbaína quedó patente desde prácticamente el pitido inicial. Los leones, esta vez sí, mimaron el balón como es debido y supieron tenerlo y jugarlo en función de la necesidad del momento. Si el equipo de Emery pareció menos equipo fue porque el de Valverde le pasó por encima

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon