Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Atlético pesca en Ipurúa

Logotipo de SPORTYOU SPORTYOU 07/01/2017 sportyou
El Atlético pesca en Ipurúa © Getty Images El Atlético pesca en Ipurúa

El Atlético de Madrid ganó en Ipurúa gracias a los goles de Saúl y Griezmann, un triunfo que le permite seguir en el vagón de cabeza. El primer gol de los rojiblancos no debió subir al marcador porque estaba en fuera de juego.

Jugar contra el Eibar en su campo es complejo. Más que complejo es incómodo hasta para un equipo como el Atlético de Madrid, acostumbrado a pelear por cada centímetro de césped en las batallas individuales y colectivas. Ir al norte requiere una preparación especial, más cuando buena parte del campo está helada por culpa de las heladas que sacuden la zona. A todo esto se sobrepuso el Atlético para llevarse tres puntos tranquilizadores.

Para asaltar este fortín donde sólo Osasuna ha ganado esta semana, Simeone montó un once con un centro del campo armado de músculo hasta los dientes. Se decantó por la opción del central Giménez como medio centro junto a Gabi para dar más consistencia a la zona de creación. Con esta idea, el primer tiempo discurrió con relativa tranquilidad para los porteros porque casi todo el juego moría en la frontal de ambas áreas.

En la segunda parte, el Atlético entró al campo con otra mentalidad. Metió una marcha a su motor pero sin descuidar su zaga. Creció el ritmo de juego, mejoró su idea defensiva y aumentó el robo de balones. Estaba avisando y el primer gol llegó en una jugada de laboratorio. En un saque de esquina, con engaño incluido de sacarlo en corto en lugar de lanzarlo al corazón del área, saúl remató un buen centro. Un gol que no debió subir porque se encontraba en posición ilegal.

No lo apreció así el colegiado y el Atlético se puso por delante. El gol tuvo el doble efecto habitual. Sosegó a unos y alteró a otros. En ese escenario, Griezmann pescó el segundo en una buena combinación de Gameiro. Lo intentó el Eibar, pero con más corazón que cabeza. Tuvo una ocasión muy clara en los últimos minutos pero Giménez sacó el balón sobre la misma línea de gol.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon