Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Atlético persigue la Liga mirando de reojo a Elche

AS AS 11/05/2014 Iñako Díaz-Guerra

Tras una semana de inverosímiles giros de guión y cuentas que provocarían jaqueca a Einstein, la penúltima jornada llega con una única certeza: el Atleti puede ser campeón hoy. Si gana al Málaga y el Barça, ese Barça que uno no sabe bien si está pensando en la Liga o en la playa, pierde o empata en Elche, los del Cholo cantarán uno de los alirones más meritorios de la Historia. Sería una heroicidad. Sería. Porque si algo hemos aprendido esta temporada es que solamente se avanza partido a partido. Vamos con este.

Pese a ir contra su filosofía, Simeone tendrá que pensar en el futuro con la lesión muscular de Diego Costa. La probable ‘final’ de Liga en el Camp Nou y la segura de Champions aconsejan prudencia y, aunque pase la prueba a la que se le someterá hoy, empezaría en el banquillo. Su lugar lo ocuparía Villa, que no marca desde el 8 de marzo. Gran ocasión para transformar su etapa atlética en inolvidable.

La otra novedad local será la entrada de Alderweireld por el sancionado Godín para completar con Juanfran, Miranda y Filipe una defensa de élite evidente para cualquiera que la vea. O sea, todo el mundo menos Scolari. Así, el que les disfruta es el Manzanares, donde el Atleti aspira a cerrar toda una Liga sin perder (15 victorias y tres empates). En caso de que se le atragante el Málaga, la igualada sería un mal menor. Si empata, le bastaría un punto en Barcelona para ser campeón. Si pierde, necesitaría ganar allí en la última jornada.

Y en medio de la locura, llega el Málaga de Schuster, viejo amigo que no escatima elogios para el Atleti, pero… Pero su equipo no está salvado matemáticamente y necesita un punto para no tentar a la suerte. Parece que apostará por una defensa con tres centrales, liberando a Eliseu y Antunes como carrileros. Camacho, canterano colchonero, se retrasará a la defensa, reforzando el poderío aéreo ante la amenaza constante de Raúl García.

En 1977, el Atleti cantó el alirón en la penúltima jornada después de que el Barça tropezase… en Elche. A menudo, el destino se pone juguetón con estas cosas y ese mismo es el desenlace soñado hoy por el Atleti, que puede ser campeón de Liga 18 años después y celebrarlo, como entonces, en un Calderón a reventar de gente y de felicidad. Si no sucede, ya haremos cuentas mañana. Partido a partido, ya saben. ¿Hasta la victoria final?

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon