Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Barça se ahoga en la presión

Logotipo de SPORTYOU SPORTYOU 06/01/2017 Marc Fuster
El Barça se ahoga en la presión © Getty Images El Barça se ahoga en la presión

El Barça ha naufragado en San Mamés por primera vez en la Copa del Rey desde que Luis Enrique se sentó en el banquillo azulgrana. El Athletic Club ha sido el único equipo en 21 encuentros capaz de tumbar al asturiano en sus dos temporadas y media. Los hombres de Ernesto Valverde han logrado anular las virtudes de su rival y una presión muy alta desde el primer minuto de juego no ha permitido al Barça poder desarrollar su fútbol de toque.

Sin ideas el Barça pasa de ser el mejor equipo del mundo a ser un conjunto terrenal. La asfixia que han provocado los rojiblancos han dejado KO a los azulgrana. Ni Piqué ni Umtiti eran capaces de conectar con el mediocampo y el equipo ha sufrido para que el balón llegara a los delanteros. El propio Luis Enrique lo ha reconocido así en rueda de prensa: "Ha sido un partido como los habituales en Bilbao, de intensidad y de no dejarte salir jugando desde atrás: ellos han sabido aprovechar nuestros errores en la salida de balón para ejecutar la presión tras pérdida y ponerse por delante en el marcador".

Precisamente de la poca claridad para sacar la pelota jugada desde la defensa llegó el segundo. Un pase vertical hacia Andrés Iniesta lo aprovechó el Athletic para montar un contragolpe corto y poner el 2-0 en el marcador. Antes, otro ataque rápido de Aritz Aduriz había ocasionado el primero gracias a la combinación entre el delantero vasco y Raul García, que acabó expulsado. Con el resultado adverso, Luis Enrique le pidió a sus jugadores que cambiasen "de carril". Este tipo de partidos requieren estas acciones, balones largos aunque no sea nuestra opción preferida. Son partidos que requieren tomar decisiones rápidas y jugar a pocos toques, y eso nos ha costado, sobre todo en la primera parte".

La prueba más clara de la imprecisión son los 101 pases malos que han dado los futbolistas azulgranas. Marc-André Ter Stegen con 12 el que más, seguido de Jordi Alba y de manera sorprendente Iniesta que durante los primeros 45 minutos no estuvo inspirado. Por suerte para el Barça, de nuevo Leo Messi ha dejado la eliminatoria abierta para la vuelta con su única acción de peligro. El Camp Nou dictará sentencia pero el equipo necesitará coger de nuevo oxígeno y encontrar la fórmula secreta para que el Athletic no vuelva a salir victorioso.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon