Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Barça y la necesidad de pasar a cuartos

Logotipo de SPORTYOU SPORTYOU 11/01/2017 Marc Fuster
Los jugadores del Barça boicotean la gala de la FIFA © Getty Images Los jugadores del Barça boicotean la gala de la FIFA

Al Barça le urge pasar ante el Athletic. El equipo necesita ganar a los vascos para continuar vivo en la Copa del Rey, una de las competiciones que mejor se le han dado al equipo desde que Luis Enrique aterrizó en el banquillo pues su primera derrota llegó, precisamente, en la ida de los presentes octavos de final. La Copa ha de servirles como acicate para no descolgarse demasiado de la Liga.

La competición copera debe de  ser la medicina a los males surgidos en este inicio de 2017. La derrota en San Mamés dejó tocado al equipo pero más doloroso fue el empate ante el Villarreal en el que, de no ser por Leo Messi, el Barça se habría dejado los tres puntos. Dos tropiezos en poco más de 72 horas y una polémica arbitral, avivada por Gerard Piqué desde el empate ante el Athletic: "Hay un penalti claro a Neymar y lo mío con Gorka también es penalti. Pero bueno, ya sabemos cómo funciona esto. Queremos jugar al fútbol y no a la ruleta, que es lo que provocan estos arbitrajes. Ya vimos el Madrid-Sevilla el otro día". Todo ello ha contribuido a poner el foco en el conflicto y no en el fútbol.

Bien es cierto que los azulgrana han contribuido a ello con el central encarándose al palco del Estadio de La Cerámica y no asistiendo a la Gala 'The Best', pero los de Luis Enrique necesitan poner toda la carne en el asador para así no quedarse descolgados en pleno mes de enero. Los cinco puntos que aventaja el Madrid con un partido menos, la posición perdida ante el Sevilla -el Barça no era tercero desde 2003- y una supuesta eliminación del torneo del KO harían de esta una temporada inédita en un club acostumbrado a levantar títulos cada año. Además, el equipo podría entrar en una dinámica que no favorece ni a cuerpo técnico ni a los propios jugadores y solo quedaría la Champions como gran torneo al que agarrarse. El propio Luis Enrique reclamaba un cambio de dinámica en la rueda de prensa previa al partido de octavos: "Lo que vendría bien es una victoria. Y más aún después de dos partidos en que hemos merecido bastante más que los adversarios".

Por ello, el equipo necesita con urgencia sacar adelante un partido que no será sencillo para el Barça. La presión alta habitual del equipo de Ernesto Valverde ya generó muchos problemas y Luis Enrique no puede permitirse el lujo de caer en la misma trampa. El Barça se juega media temporada pero, sobre todo, borrar de su mente los fantasmas de este complicado inicio de año.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon