Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Barça afronta en la Fase Final de Colonia su gran reto de la temporada

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 30/05/2014 EFE

El FC Barcelona Intersport inicia este sábado ante el SG Flensburg-Handewitt alemán, en la segunda semifinal de la Fase Final que por quinto año consecutivo se disputa en el espectacular Lanxess Arena de Colonia, un nuevo intento por conquistar su ansiada novena Copa Europa de balonmano.

Después de quedarse sin rival en las competiciones nacionales tras la desaparición del Atlético de Madrid, la temporada del Barça se valorará por su éxito o fracaso en la máxima competición continental, pese a haber conquistado hasta el momento todos los títulos en juego: Liga y Copa Asobal; Supercopa de España; Mundial de Clubes y Copa del Rey.

El equipo dirigido por Xavier Pascual "Pasqui", tras los fichajes del lateral izquierdo francés Nikola Karabatic y el lateral derecho macedonio Kiril Lazarov, es el máximo favorito para alzarse con un trofeo que el pasado año se le escapó en la gran final ante el HSV Hamburg.

Un favoritismo del que escapa su técnico, quien no se fía del Flensburg, un debutante en la Final -alcanzó dos veces la final de la Copa de Europa con el anterior formato de ida y vuelta- que ya sabe lo que es eliminar al Barça en esta competición, de la que lo apeó en los cuartos de final de la temporada 2006-07.

Entrenado por el sueco y exjugador del Granollers Ljubomir Vranjes, el equipo alemán ha finalizado tercero en la Bundesliga, tras el THW Kiel y el Rhein Neckar Löwen, al que Barça eliminó en la ronda anterior tras una épica remontada en el Palau.

El Flensburg es, para muchos, el rival más fácil de los que le podía tocar al Barcelona. Ha llegado a Colonia tras eliminar en cuartos de final al Vardar Skopje macedonio, de los españoles Raúl González y David Davis, por el mayor número de goles marcados en campo contrario.

El bloque de Vranjes crece desde su dura y rocosa defensa, lo que obligará al Barça a minimizar los errores en el ataque posicional para evitar que los extremos rivales, sobre todo el danés Anders Eggert, desplieguen su juego de contraataque.

Si el rendimiento de los porteros azulgranas se antoja decisivo, lo mismo se puede decir de los de su rival, especialmente del sueco Mattías Anderson, quien a sus 36 años está viviendo una segunda juventud en un Flensburg que depende mucho de la aportación del exbarcelonista.

La dirección de juego del internacional danés Thomas Mogensen, el lanzamiento de los laterales alemanes Kaufmann, Weinhold y Glandorf o el juego con el pivote danés Knudsen exigirá la mejor versión de Saric o Sterbik, quien ya fue decisivo ante el Rhein Neckar Löwen en los cuartos de final.

En la otra semifinal se miden el THW Kiel y el MKB-MVM Veszprém húngaro que dirige el español Antonio Carlos Ortega, en la que será la reedición de la eliminatoria de cuartos de final de la pasada temporada, que cayó del lado alemán.

A priori, las "Zebras", que han estado presentes en seis de las últimas ocho finales de la Liga de Campeones y han logrado ganar tres (2007, 2010 y 2012), pueden parecer favoritos porque juegan en casa y su rival, que viene de proclamarse campeón de la liga húngara, es un novato en la Fase Final.

Pero el Kiel ya no es aquel bloque que, comandado por los internacionales franceses Omeyer, Narcisse y Karabatic, asustaba en Europa hace unos años. Incluso ha perdido algo de potencial respecto al curso pasado tras las salidas de Omeyer, Narcisse, Ilic y Ahlm.

Con una filosofía de juego muy marcada, el equipo entrenado por el islandés Alfred Gislason vive de su intensidad defensiva, lo que le permite darle mucha rapidez al juego, y de un ataque de mucha calidad, donde el islandés Aron Palmarsson marca el ritmo del juego.

La aportación de los cañoneros Filip Jicha y Marko Vujin es otra de sus armas ofensivas, sin olvidarse del juego con el pivote danés Toft Hansen o los extremos Dominio Klein, Sprenger y el islandés Sigurðsson.

El "Spanish" Veszprém será para ellos toda una gigantesca roca en su camino hacia una nueva final continental. Antonio Carlos Ortega ha formado un bloque poderoso y que nada debe envidiar al de los otros equipos que competirán en Colonia.

El croata Mirko Alilovic es una garantía bajo palos, mientras que el técnico español puede alternar diferentes sistemas defensivos, ya sea su habitual 6-0 -con Nagy y Schuch en el centro y Terzic y Sulic en los penúltimos- o un 5-1 con Cristian Ugalde de avanzado.

Pero su verdadero potencial está en ataque, donde los laterales Lazslo Nagy y Momir Ilic aportan su lanzamiento exterior, los españoles Carlos Ruesga y Chema Rodríguez la creatividad y los goles en penetración, el croata Renato Sulic la efectividad en los seis metros y Cristian Ugalde e Tamás Iváncsik la calidad en los extremos.

Evitar que el Kiel consiga imponer un ritmo de juego alto será una de las principales misiones del Vezsprém, un equipo que eliminó en los cuartos de final al poderoso París Saint Germain y que llegará a Colonia con ánimo de revancha por la derrota sufrida ante el conjunto alemán el pasado año.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon