Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Barça está en manos de Luis Enrique

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 05/05/2014 Xavier Muñoz
© Image MundoDeportivo.com

Este final de Liga parece diseñado por un guionista de cine 'gore'. Hay implicadas muchas emociones retorcidas, sentimientos contradictorios y deseos contranatura cruzados entre los tres aspirantes al título.

Por ejemplo, el Atlético celebró ayer el gol a última hora del Real Madrid porque así el Barça sigue sin depender de sí mismo y, en esa tesitura, está íntimamente convencido de que le será mucho más fácil asaltar el Camp Nou en la última jornada.

El Real Madrid, a su vez, puede llegar a desear insólitamente un triunfo del Barça, y el aficionado culé lleva semanas intuyendo que en la jornada final del campeonato tocará ir al Camp Nou soñando con el triunfo visitante para evitar un alirón merengue. De locos. En medio de ese cuadro esquizoide, asoma para el barcelonismo un sentimiento mucho más puro: confiar en un aliado natural, Luis Enrique, para ganar la Liga.

Dado que la única posibilidad que le queda al Barça de reengancharse a la posibilidad de título es, además de vencer al Elche y al Atlético, que el Real Madrid empate o pierda en alguno de los tres partidos que le restan, el culé se ha encomendado ya al entrenador del Celta para que le haga el favor de descabalgar a los blancos en Balaídos el próximo domingo a las siete de la tarde.

Luis Enrique, un icono del barcelonismo desde que dejó el Real Madrid para jugar en el Barça, es para colmo el más firme candidato a sentarse en el banquillo del Camp Nou la próxima temporada. Ni que decir tiene que su llegada sería apoteósica si antes de eso 'gana' una Liga para el Barça desde el banquillo celeste.

En este Celta ya salvado, además, hay un jugador cedido por el Barça que apunta a pieza clave del futuro culé: Rafinha. Una artritis traumática en el primer dedo del pie izquierdo le está amargando este final de temporada, pero el pequeño de los Alcántara está trabajando para volver precisamente ante el Madrid. Junto a Nolito y Fontàs, otros ex del Barça, pueden hacer mucho aún por esta Liga.

Antes del Celta, el Madrid tiene pendiente su partido aplazado en Valladolid, el miércoles (21.00 h.). Los pucelanos también cuentan con un ex culé en sus filas, Marc Valiente, y ya ganaron al Barça hace semanas. Ahora necesitan más que nunca volver a derrotar a un grande, el Real Madrid, para pelear por la permanencia.

Para el culé, confiar en los viejos conocidos es cuestión de fe. Ya han pasado cosas para creer. Anoche, el Valencia del ex culé Pizzi devolvió parte de lo que se llevó ganando en el Camp Nou con un empate que se quedó a un minuto de ser triunfo en el Bernabéu. Falta otra vuelta de tuerca. Pónganle velas a Luis Enrique y Rafinha.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon