Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Barça gana con facilidad a un Laboral Kutxa muy apagado

AS AS 04/05/2014 Juanma Rubio
Photo © Proporcionado por AS Photo

El Barcelona desempató con el Laboral Kutxa, 3-2 en cinco duelos esta temporada, y de paso dejó un poco más cerca la tercera plaza: dos partidos sobre Unicaja, quedan cuatro por jugar. El equipo vitoriano, por su parte, perdió la ocasión de tocar con los dedos la plaza de playoffs tras el pinchazo de casi todos sus rivales directos. Sigue siendo dueño de su destino (16-14, dos partidos por encima de Joventut y Gipuzkoa) más allá de que hay que volver la vista atrás, muy atrás, para recordar una versión tan discreta y tan poco carismática de un equipo que había sido en los últimos tiempos, y antes de esta temporada como mínimo de transición, sinónimo de competitividad.

Ya no: los de Scariolo pasaron de puntillas por el Palau, con poca energía para repetir su increíble remontada de abril, cuando Nocioni entró en trance y convirtió un 56-37 en un 76-94 en quince minutos (86-97 final). Entonces el argentino metió 37 puntos, 31 en el segundo tiempo y 19 en el tercer cuarto. Aquel partido fue una locura excéntrica alentada por una desaparición inexplicable, incluso sin nada en juego, del Barcelona. Esta revisión liguera se acercó más a la diferencia real que separa ahora mismo a ambos equipos. Y aunque el Laboral Kutxa volvió a apretar (de 64-46 a 67-61 con siete minutos por jugar) esta vez el Barcelona evitó despistes y accidentes, que Milán está a la vuelta de la esquina y conviene hilar fino. Pensando en la Final Four, por cierto, Navarro volvió a ser baja aunque podría tener ya minutos en el partido del miércoles en Murcia.

El Barcelona, como el jueves en Las Palmas, fue creciendo a medida que avanzó el partido. Y como en el estreno del Gran Canaria Arena, bailó al ritmo de Marcelinho Huertas, que está en estado de gracia. Entonces fueron 21 puntos y 29 de valoración, esta vez 20 y 17. Hace tres días, 15 puntos en el segundo tiempo, esta vez 16. El brasileño mueve la manija y al Barcelona se le caen los puntos de los bolsillos. Hay más en estado de gracia: Nachbar terminó con 12 puntos y 4/6 en triples tras el 5/7 de Canarias: 9/13 en dos partidos. Lorbek estuvo fino de muñeca y Tomic le dio un curso acelerado a Pleiss: 17 puntos, 9 rebotes y 5 asistencias (26 de valoración en menos de 23 minutos). El alemán se quedó en 12+7 con las manos blandas y la puntería extraviada (5/12 en tiros). Nocioni, el héroe del milagro de abril, jugó buenos minutos (16 puntos, 5 rebotes) y propulsó los mejores momentos de su equipo junto a la energía de Hanga y unos buenos tramos en el segundo tiempo de un irregular Hamilton. En el Barcelona tuvieron un día poco inspirado Pullen, Abrines y Papanikolaou pero siempre está a disposición la eficacia casi infalible de Oleson (16 puntos, 4 asistencias).

El partido se dio una capa de maquillaje en el segundo tiempo, con una lluvia de triples y algunas canastas estéticas que mejoraron un primer tiempo para el olvido, sobre todo del Laboral Kutxa. El Barcelona, en un día en el que no pareció nunca demasiado exigido, demostró al menos que sigue corrigiendo los problemas que le lastraron durante el primer tramo de la temporada: bien en tiros libres, bien en triples y bien en el cuidado de la bola: sólo 7 pérdidas por las 13 de su rival. Paso a paso, el Barça se encamina hacia la resolución de la temporada con el hito de Milán entre ceja y ceja. Paso a paso, el Laboral Kutxa demuestra que seguramente estará en playoffs pero que llegará en el pelotón de los meritorios, desde luego no en el de los favoritos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon