Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Barça recarga su confianza para Milán

Marca Marca 10/05/2014 marca.com

El Barcelona, más intenso y motivado, humilló al Real Madrid en el partido que sólo lo fue para el equipo de Xavi Pascual. Para el de Laso resultó un simulacro. No se sabe si lo único en lo que se aplicó fue en disimular para la 'Final Four'. Fue barrido, especialmente en el tercer cuarto, cuando apareció Alex Abrines, el amo del partido. El Barça fue ganando por 25 puntos. Venció por 11 (86-75). Fue su primer triunfo de la temporada sobre su gran rival en el cuarto partido. Le servirá para recargar su confianza para Milán. Rudy Fernández, enfadado por el trato arbitral, fue descalificado tras dos técnicas.

Tanto decir que el partido no era importante que el Madrid pareció no presentarse en el primer cuarto. Sin intensidad, como si no fueran horas laborables, falto de chispa, demasiado recostado en el colchón de un liderato indiscutible de la Liga, el equipo de Laso jugó, por decir algo, 10 minutos realmente lamentables. Perdió todas las batallas, la del rebote, la de la defensa, la del ataque. No tuvo acierto. Le puso una alfombra al Barça, más aplicado y con la necesidad de cambiar su dinámica de derrotas en el Clásico. Como es habitual, Tomic se pesaba por la zona (8 puntos y 3 rebotes) y Oleson, en una novedad que puede repetirse en Milán, se encargaba de defender a Rudy. Al mallorquín sólo se le vio en los golpes que le dio Dorsey, con el juego parado.

Arrasa al Madrid, que hace un partido lamentable y maquilla al final © Arrasa al Madrid, que hace un partido lamentable y maquilla al final Arrasa al Madrid, que hace un partido lamentable y maquilla al final

El 21-10 era benigno con la imagen del Madrid. No estaba Felipe Reyes, baja de última hora por una molestia en la cadera. El comodín del capitán, tan efectivo en ocasiones, aparecía vestido de calle. Sergio Rodríguez, errático también, mejoró un poco a su equipo, que llegó a ir perdiendo por 14 puntos y logró ponerse a ocho con un triple de Carroll. La superioridad azulgrana, especialmente en la zona, era manifiesta. Bourousis salió nuevamente desfigurado en su papel de gran defensor. Mejri se perdió en protestas y pudo ver la descalificante tras sufrir un golpe de Nachbar que le dejó tendido. Al levantarse fue a por el ala-pívot esloveno. Hubo alta temperatura.

El Madrid pareció más entonado en el incio del tercer cuarto. Mirotic logró dos canastas y Llull un triple. Luego metería otro, pero los árbitros habían pitado una zona... Ver al equipo blanco tan cerca (+7) alimentó el hambre del Barça. Sumó tres triples consecutivos. Apareció Abrines. El joven alero mallorquín, en constante crecimiento, reventó el partido. Alcanzó los 20 puntos, metió cuatro triples y se elevó por encima de todos. Hizo de Navarro. Rudy de Rudy. Caliente por los golpes recibidos sin sanción, especialmente una zancadilla de Dorsey en la línea del triple y un manotazo en la cabeza de Abrines en una penetración, se perdió en protestas. No supo callarse. Fue descalificado por dos técnicas. El Barça se desmelenó hasta romper el partido (70-45). Ganaría por 11 porque el Madrid se aplicó en maquillar y lo hizo gracias a Mirotic. El alcance de la victoria y de la derrota se verá el próximo viernes. Continuará.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon