Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Barça sigue sin renovar a Busquets mientras Guardiola acecha

El Economista El Economista 15/09/2016
Sergio Busquets. © PA Sergio Busquets.

Sergio Busquets, mediocampista del FC Barcelona, no ha firmado todavía la renovación que pactó con el club blaugrana a finales del pasado mes de mayo. Este impás y el malestar del jugador por no encontrar aún fecha para la firma definitiva han reavivado los temores del entorno culé, sabedor de que Pep Guardiola y su Manchester City siguen interesados en hacerse con el jugador.

Ha sido el diario As el encargado de desvelar que esa rúbrica no ha existido. La situación debería estar bajo control. Es decir, que en las próximas fechas debería producirse esa escena oficial por la que Busquets y Bartomeu posasen delante de los documentos con el autógrafo de ambos. Pero sin tinta, el acuerdo no es más que papel mojado. O mejor dicho, palabras que se lleva el viento.

Los equipos que rondan a Busquets saben que este panorama no debería dejar brechas abiertas al adiós del internacional. Salvo que el tiempo pase sin novedades o que medie algún cambio brusco. Y es ahí donde Guardiola tiene ventaja.

Busquets declaró hace no mucho que sólo dejaría el Barça si su ex entrenador se lo pidiese. Ante esas declaraciones, el club culé pisó el acelerador de las negociaciones para ponerle una cláusula de 200 millones de euros, suficiente para espantar al City.

El problema es que, sin firma, el precio de Busquets es menor (150 millones) y quizá no tan inasumible para un gigante como el inglés. Todo dependerá ahora de que el Barça dé un paso al frente de forma definitiva o, en caso contrario de la paciencia de Guardiola y el jugador para desviar el asunto hacia otra dirección.

MÁS EN MSN

-El cierre del Camp Nou está más cerca

-Un bendito problema llamado Morata

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de elEconomista.es

image beaconimage beaconimage beacon