Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Barcelona, campeón de Copa con orgullo

SPORTYOU SPORTYOU 23/05/2016 sportyou
El Barcelona, campeón de Copa con orgullo © Getty Images El Barcelona, campeón de Copa con orgullo

El Barcelona ganó su 28 Copa de Rey en una final tremendamente complicada. Tuvo que jugar 50 minutos con unos menos frente al Sevilla por la expulsión de Mascherano pero tiró de oficio, liderados por un majestuoso Piqué, para alcanzar la prórroga ya en igualdad de condiciones por la expulsión de Banega en los últimos minutos del tiempo reglamentado. Jordi Alba resolvió en una acción fugaz entre Iniesta y Messi. El Sevilla perdonó al Barcelona y al final acabó siendo cazado.

La final arrancó fría, muy fría. El Sevilla entregó al Barcelona y montó un entramado defensivo lejos de su portería bajo el denominador común de la solidaridad. Emery situó a Iborra sobre Busquets para entorpecer la canalización inicial del juego y el Barcelona se quedó sin su principal referencia en la creación. Atascado el plan inicial, Piqué y Mascherano asumieron ese rol con escaso rendimiento.

Cortocircuitado el Barcelona, el partido discurrió a un ritmo cansino. Tanto que los azulgranas solo tuvieron una ocasión con un disparo de Luis Suárez que salió del campo bastante desviado. El Sevilla tenía el partido donde quería y con el rival buscando sus principales señas de identidad futbolística.

En ese tramo cansino llegó la jugada que marcaría el desarrollo del partido. En el minuto 38, Iborra gana un balón aéreo a Piqué y en la prolongación hacia la portería de Ter Stegen Gameiro le gana la acción a Mascherano. El defensa se ve obligado a echar mano de la camiseta del rival y ambos acaban en el suelo. El colegiado lo tuvo claro y le mostró la roja al central. El Barça se quedó con un menos.

En la falta, Banega pudo hacer el primer gol pero la manopla de Ter Stegen lo impidió. Ahí nació otro partido. Incluso depertó el Barcelona y Piqué pudo hacer el primero a salida de un saque de esquina. En el descanso, Luis Enrique movió ficha. Quitó a Rakitic y metió a Mathieu. Se protegió el Barça y el Sevilla fue incapaz de meterle mano. Sólo tuvo un momento delicado cuando Banega estrelló un disparo contra el palo. Nada más. Sin embargo la noche no fue fácil para Luis Enrique. Luis Suárez estiró la pierna derecha más de la cuenta y se rompió. Cambio obligado para que entrase Rafinha.

El Sevilla no encontró el camino para batir a Ter Stegen porque por ahí estaba un inconmensurable Piqué y el Barcelona sacó petróleo de una acción aislada entre Iniesta, Messi y Neymar que acabó con la expulsión de Banega. Se igualó el partido a falta de tres minutos para el final y la prórroga tomó protagonismo.

Igualadas las fuerzas, el Barcelona creció como la espuma y enseguida encontró premio. Un buen pase de Leo Messi a la espalda de los centrales fue aprovechado por Jordi Alba para marcar. Y colorín colorado porque el Sevilla estaba vacío física y mentalmente para remontar. Ya con el tiempo casi cumplido Neymar hizo el segundo y la puntilla.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon