Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Barcelona golea al Eibar bajo la lluvia

SPORTYOU SPORTYOU 06/03/2016 sportyou
Barcelona go on four-goal romp in the rain © Getty Images Barcelona go on four-goal romp in the rain

Una incómoda lluvia acompañó a los jugadores mientras saludaban al colegiado del encuentro. Campo pequeño, césped rápido y grada caliente. Se presagiaba un partido bravo con el Eibar presionado y sufriendo el Barcelona. Pues no. Todo sucedió al revés. El equipo de Luis Enrique organizó una presión asfixiante desde la primera jugada que se fue hasta el límite de la media hora. En ese tramo, bordó el fútbol, moviendo la pelota a una velocidad de vértigo haciendo posible que el rival llegase a cortar la pelota.

En medio de esa aguacero de fútbol llegó el tanto de Munir en un gran desmarque y posterior centro de Luis Suárez (m. 7). Un golpe a las primeras de cambio para decir quién mandaba en la pelea. Dispuso de varias ocasiones en las botas de Luis Suárez para abrir una mayor brecha pero las desperdició de manera inexplicable. La aparición de Arda y de Munir en el once por Iniesta y Neymar ofreció una versión distinta en la circulación del juego y, sobre todo, en la presión.

Ante tanta superioridad y más fallos sucedió lo de siempre. El pequeño se fue creciendo ante la estrechez del marcador y pudo empatar el Eibar en un par de acciones de peligro. Escalante gozó de la mejor pero su disparo se marchó desviado. En plena ofensiva local llegó un error en el medio del campo. Messi se hizo con un balón en una zona despoblada y se organizó un tres contra tres. Peligro. Luis Suárez tiró el desmarque a la derecha y Munir, a la izquierda, pero Leo optó por la jugada individual. Se perfió hacia su pierna buena y fabricó un disparo cruzado  al que no pudo ofrecer respuesta Riesgo. Al portero se le pudo una expresión malsonante para catalogar la jugada.

Así se llegó al descanso. En la segunda parte, el Barcelona se dedicó a controlar todo lo que sucedía para evitar cualquier susto pero siempre sin dejar de mirar la portería rival. Bajó el nivel de la presión pero no el de puntería. Messi se llevó un doblete con un tanto de penalti por manos del central Ramis mientras que Luis Suárez cerró la cuenta con una jugada individual, caño incluido.

Eibar, 0; Barcelona, 4

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon