Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Bayern comparte el Allianz y 20.000 socios van con el Madrid

AS AS 28/04/2014 J. L. Guerrero

Hay una parte de la ciudad de Múnich que desea como cualquier madridista la eliminación del Bayern Múnich. Muchos se sientan cada 15 días en las modernas butacas del Allianz Arena. Son los cerca de 20.000 socios del TSV 1860 Múnich. Representan la historia del hermano pobre y el hermano rico de una misma ciudad. Unos con un presupuesto de 432 millones de euros, el más potente de la Bundesliga, y otros con apenas siete millones de euros, que buscan ascender a la Bundesliga desde el año 2004. Ambos clubes comparten estadio desde 1924, desde los tiempos del Grünwalder Stadion.

Entre 1972 y 2005 convivieron en el Olímpico. Y desde 2005, el Allianz Arena. El capitán de los azules, el español Guillermo Vallori (31 años, Palma de Mallorca), resume la rivalidad entre ambos equipos: "Para nuestros aficionados el rojo no existe. Sólo el azul. Y nuestro estadio es el Arroganz Arena para ellos. A nuestra afición les gustaría jugar en el estadio de siempre, en el Grünwalder". Vallori, que ha jugado 165 partidos con el Grashoppers y 75 con el 1860, desvela las particularidades del Allianz Arena: "Ese estadio por dentro es para hacer una visita. Es un estadio con cuatro vestuarios. Uno todo rojo, que es el del Bayern, otro todo azul, que es el nuestro, y otros dos para los visitantes. Dispone de todos los lujos de un estadio cinco estrellas. Es increíble la cantidad de dinero que está invertido ahí".

El TSV 1860 ganó la Bundesliga de 1966. Por aquel entonces era el equipo más importante de la ciudad. Pero los Beckenbauer, Müller, Roth, Breitner, Hoeness, Rummennige y compañía cambiaron el rumbo de la historia. Era el Hollywood FC. Y el Münchner Stadtderby (el derbi de Múnich) empezaba a decantarse por el rojo. Un color prohibido para Vallori: "Me acuerdo cuando ganó la Eurocopa de 2012 se me ocurrió ponerme la Roja de España y casi me echan. Tuve que mandar de vuelta a España todo lo que tuviera el color rojo".

El Bayern Múnich es el único propietario del Allianz Arena. En su fundación compartían propiedad ambos clubes, pero las deudas ahogaron al TSV 1860 y se vieron obligados a vender su parte al eterno rival. Hoy no habrá derbi en la ciudad, pero los leones de Múnich apoyarán el blanco del Real Madrid. Vallori, que vaticinó la temporada pasada el gran momento del Bayern que acabó metiendo siete al Barça, avisa: "Ahora mismo desde que el Bayern es campeón está encajando demasiados goles. No creo que sea problema de rotaciones. El Madrid lo tiene muy claro. Tiene que salir con mucha pegada y la fragilidad defensiva del Bayern está ahí. Es muy probable que el Madrid meta más de uno aquí".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon