Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Bayern gana sesteando: la Bestia continúa anestesiada

AS AS 19/04/2014 J. L. Guerrero

El Bayern Múnich salió al Eintracht Stadion de Braunschweig sin Mandzukic ni Müller. Fueron las pequeñas rotaciones que se permitió Guardiola ante el colista de la Bundesliga. El equipo bávaro cortó la mala racha de resultados en la Bundesliga (dos derrotas y un empate) con una victoria con dos goles en la recta final del partido: Claudio Pizarro (74') y Mandzukic (85'). Los tantos llegaron a raíz de los cambios. Retirados Robben y Ribéry, y con Müller y Mandzukic ya sobre el terreno de juego, el Bayern se aprovechó la debilidad y nervios del Eintracht. Suficiente para cortar la sangre de la herida, pero el Bayern sigue convaleciente todavía por las críticas y las dudas.

Las sensaciones no fueron buenas en la primera mitad. Con un Ribéry especialmente fallón y Guardiola llevándose la mano continuamente a la frente como signo de desesperación, el próximo rival del Real Madrid en la Champions (este miércoles, 20:45 horas) sigue sin asustar. La Bestia viene a Madrid anestesiada. El Bayern ha perdido el ritmo de competición. Se vio en varios detalles del encuentro disputado en Braunschweig, sobre todo, en la primera mitad. Primero la incómoda situación del joven portero Raeder, de 20 años. Lo que nunca se veía en Can Barça, el pelotazo del guardameta, fue la tónica general del tercer portero del Bayern. En defensa también hubo problemas. Sobre todo, en el flanco izquierdo con Boateng y Dante. Dos llegadas claras del Eintracht en la primera mitad no acabaron en gol de milagro. Hochscheidt fue el protagonista por partida doble en apenas dos minutos de juego. Por algo el equipo de Braunschweig es el colista de la Bundesliga.

Pizarro y Müller celebran el primer gol del Bayern. Pizarro y Müller celebran el primer gol del Bayern.

Aunque si bien es cierto que Ribéry pudo haber abierto el marcador antes (marró una ocasión por ser demasiado generoso y quererle darle el gol a Robben), el peligro del Bayern se redujo a jugadas aisladas. No sólo el francés no tuvo su día. Robben estuvo sin chispa. Götze desaparecido. Pizarro impreciso pese al tanto. Hojbjerg despistado. Y Schweinsteiger superado. Con este panorama, apenas destacaron el capitán Lahm, un seguro atrás y con las ideas claras en ataque, y Javi Martínez, que intentaba poner cordura en defensa.

En el segundo tiempo el Bayern vivió más tiempo en campo del rival gracias a las jugadas de balón parado y las continuas interrupciones del partido por faltas. Leve mejora, pero insuficiente con vistas al Real Madrid. Los cambios despertaron a la Bestia en el minuto 70 sin Ribéry ni Robben en el campo. Pizarro aprovechó un mano a mano para batir con la zurda a Davari. Y Mandzukic definió por debajo de las piernas en el minuto 85.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon