Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Bilbao gana en Atenas en su despedida de la Eurocopa

AS AS 19/02/2014 Alfonso Herrán

El Bilbao Basket se despidió de su competición fetiche en un partido embriagado de tristeza. Ni cien espectadores (ver la grada así en Atenas, como pasó años atrás con el Panellinios, es desolador y sitúa cómo andan las cosas en lo que antes era el ‘infierno’ griego) levantaron acta de un partido de guante blanco, sin ninguna trascendencia, ya que ambos equipos estaban eliminados ante el poderío de Nizhny y Estrella Roja.

Fue una pérdida de tiempo y dinero para un Bilbao que no anda sobrado de liquidez. Por lo menos, la despedida de la Eurocopa permitió rascar protagonismo a SambSergio Sánchez, perdidos en la rotación en los últimos tiempos. Markota también confirmó la línea que ya apuntó el domingo ante el Fuenlabrada: salió y sacó el encuentro de cierta atonía con sus tiros lejanos.

Los griegos repitieron la misma imagen calamitosa de la ida en Miribilla. Otra vez hicieron muecas desde el triple: 2/15 llevaban cuando los bilbaínos sumaban 9/15. Lo del rebote era un escándalo. Por el segundo cuarto el balance en los rechaces era 8-20.

Gabriel no jugó por culpa de un proceso gripal y eso lo aprovechó Kavaliauskas para expandir su buen baloncesto. Markota salió cuando aún había algo de incertidumbre y con un triple y tres tiros libres tras falta más allá del arco la cosa se fue a amago de paliza.

El 62-80 (-5:47) reflejó la mayor diferencia para los visitantes. Sergio Sánchez se llevó su puntito europeo en un tiro libre y todos tan contentos. El Panionios trató de maquillar el resultado y como no era cuestión de hacerse daño, se lo permitieron.

El técnico Sfairopoulos debe de tener manía a Stamatis. El jovencísimo base griego (acaba de hacer 18 años) salió cuatro minutos y ya hizo más que el 80% del equipo. Ocho puntos y gestos de valentía y arrojo hicieron preguntarse: ¿En qué piensa su técnico cuando ve un encefalograma tan plano entre su tropa? Las 17 pérdidas de los vizcaínos afearon un tanto una tarde muy placentera. A 26 segundos para acabar el equipo heleno se puso a cinco (80-85, tras parcial de 18-5) y hasta pudo sustanciar el debate en cuatro puntos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon