Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Castilla carbura mejor sin Zidane

Goal.com Goal.com 11/02/2016 Alberto Piñero

Odegaard, durante un partido del Castilla. © EFE Odegaard, durante un partido del Castilla. Zinedine Zidane cumple algo más de un mes a cargo del primer equipo del Real Madrid. Un tiempo en el que se ha visto al equipo evolucionar en los partidos de casa hacia un estilo mucho más directo, vistoso, eficaz y arrollador. A domicilio sigue achacando las mismas dificultades, pero si bien ante el Betis empató (1-1), ante el Granada se asistió a todo un ejercicio de ‘flor’ al más puro estilo Carlo Ancelotti (1-2, por obra y gracia de Luka Modric). El ‘efecto Zidane’, sea como fuere, se ha dejado sentir en el Real Madrid en este último mes. Pero ojo, porque también se ha dejado notar en el Castilla.

Y es que, en estas últimas cinco jornadas ha sumado quince puntos de quince posibles. Pleno. Y habrá quien piense, en cierto tono amarillo-jocoso, que la responsabilidad la tiene la marcha de Zidane. Fuera, por mucho. Puesto que con el técnico francés, el filial blanco ya estaba en puestos de ascenso (con apenas dos derrotas en 19 jornadas este curso). Aunque eso sí, con la llegada de Luis Miguel Ramis el Castilla ha dado todavía un pequeño salto adelante más. Hasta el punto de ganarlo todo y dormir el sábado como líder momentáneo de su grupo en Segunda B –el Barakaldo está dos puntos por encima tras jugar su partido-.

El Castilla funciona. Todo fluye en la línea correcta. La dinámica y el ambiente de trabajo en el filial es sensacional, cuentan. Y a los mandos está un Luis Miguel Ramis que está más que curtido en el fútbol de cantera para tratar de mantener ese altísimo listón que están marcándose. Su éxito en categorías inferiores del Real Madrid durante años avala su trabajo y el de su cuerpo técnico. A nadie le sorprende ahora en Valdebebas que el Castilla haya comenzado lanzado, por tanto. Conoce a los jugadores, conoce el puesto, conoce la casa, y conoce el trabajo a la perfección. Y por si no fuera poco, tiene a jugadores como Borja Mayoral –que este miércoles clasificó al Juvenil A en la Youth League con un doblete-, Mariano Díaz, Martin Odegaard, Marcos Llorente o Aleix Febas... Todo encaja. 

“Vamos a intentar dejar nuestro sello, y a hacer las cosas un poco mejor si cabe de lo que se estaban haciendo, porque el trabajo de Zidane estaba siendo muy bueno ya de por sí”, contaba Ramis en su primera rueda de prensa en el Alfredo Di Stéfano como técnico del Castilla, con una sonrisa pícara en la cara. La de quien cree profundamente –y humildemente- en la capacidad propia para alcanzar sus objetivos. Llevaba tiempo esperando esta oportunidad. Por méritos no sería. Y con Zidane, el Castilla tenía suficientemente encauzada la trayectoria como para ahora intentar abordar con ciertas garantías el ascenso a Segunda.

Zidane lo tiene peor en la liga española con el primer equipo, sin ir más lejos. Aunque, como decíamos, el salto en el primer equipo es notable con el francés en el banquillo. Aun sin experiencia, el puesto y las circunstancias estaban hechas a medida del mítico ‘5’ blanco. Como sucede en el Castilla para con Ramis, un entrenador de un carácter mucho más formativo y amoldable al filial. El despido de Rafa Benítez también ha sido balsámico para el segundo equipo blanco, por tanto.

MÁS EN MSN

-El nuevo 'topo' que le quita el sueño a Florentino

-La verdad oculta de Falcao

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon