Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Castilla se aferra con uñas y dientes a Segunda División

AS AS 18/05/2014 Carlos Forjanes

El Castilla recuperó su versión más incisiva en la primera de sus cuatro finales por la salvación y tumbó a Las Palmas gracias a una primera parte de puro desenfreno en la que se fue al vestuario con un goloso 3-1. Tres puntos que rompen una sequía de ocho semanas sin triunfo y pone al filial blanco empatado a puntos con el Mallorca, el equipo que delimita la ansiada salvación.

José Rodríguez marcó uno de los goles del Castilla. © JESUS AGUILERA José Rodríguez marcó uno de los goles del Castilla.

Y eso que empezó como acostumbra, haciendo el canelo. Un pase horrible e innecesario de Llorente acabó en un centro de Valerón que superó a Pacheco y Pulido cabeceando el balón contra su propia portería. Todo esto en el minuto 1 de partido...

Era el momento de que los de Lobera impusiesen su experiencia, pero el brío juvenil del Castilla pudo más. Sólo diez minutos después, un jugadón de Lucas con chut de Aguza no acertó a detenerlo Barbosa y ahí, con la caña, apareció Willian José. El brasileño, crecido, tiró de picardía para ganar con el cuerpo un saque de banda a David García y cederle el pase de la muerte a José Rodríguez para el 2-1 en 26’.

El Castilla no perdió los estribos gracias a una excepcional parada de Pacheco a Momo apenas tres minutos después y un sensacional golazo de Lucas en el 38’: sombrero primero a Aythami, auto pase después ante Deivid y derechazo donde no llegaba Barbosa.

Con Valerón apagado, Momo fue el que exhibió talento canario con una roulette en el área en el 53’ que dejó por los suelos a Pulido y sacó con el pie Pacheco... Un aviso que espabiló al chavales blancos pero De Tomás falló inexplicablemente contra Barbosa un uno contra uno que mataba el partido. Visto el regalo, aunque sin exceso de energía, la Unión se puso el mono de trabajo para las remontadas y ahí llegó el gol de Benja. Un 3-2 con 22 minutos por delante que albergaba esperanzas para arreglar el estropicio inicial. Y el 3-3 estuvo en un remate de Vicente Gómez que se estrelló en el travesaño en el minuto 80. Pero los amarillos se deshincharon ante un Castilla que defendió con muchísimo criterio y apenas pasó más apuros.

El Castilla ya ha hecho lo más difícil, creerse que puede seguir en Segunda. Ya sólo le queda plasmarlo en los tres partidos a cara de perro que le quedan. Todo lo contrario del equipo canario. No aprovechó el 1-1 en el Deportivo-Eibar y ha podido despedirse de sus muchas de sus opciones de ascender de forma directa a Primera.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon