Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El día que Florentino vetó a la mayor promesa de Europa para proteger a Benzema

El Economista El Economista 11/02/2016

Dybala y Morata, pareja letal en la Juventus. © El Economista Dybala y Morata, pareja letal en la Juventus. El calcio italiano suspira por un nombre. Paulo Dybala, delantero de la Juventus de Turín, se ha convertido (con permiso de Higuaín) en la nueva estrella de la Serie A. Su fútbol, dinámico, habilidoso, efectivo y preciosista, lo convierten en una perla que ha estallado cuando más lo necesitaba su escuadra. Algunos ya lo comparan por estilo de juego con Messi. Precisamente el Barça (entre otros) ya se ha fijado en él para potenciar su plantilla. Y como los culés, el Chelsea, Bayern, PSG o Manchester City entre otros. ¿Y el Real Madrid? No. El Real Madrid no lo quiere porque, en realidad, ya lo rechazó.

Sucedió el pasado verano, cuando el equipo merengue tuvo en bandeja incorporar a este futbolista nacido en Laguna Larga. De hecho, fue petición de un Rafa Benítez que se encontró de frente con la negativa del máximo dirigente blanco. Florentino Pérez dijo no y el fichaje se perdió para siempre.

El motivo: nada de incorporar futbolistas que pudieran poner en riesgo la titularidad de Karim Benzema, uno de los protegidos del dueño del sillón presidencial en el Bernabéu.

Lo cuenta el diario As. Benítez, al poco de aterrizar en la capital, lo tuvo claro. Quería otro nueve por si el francés sufría algún percance o, simplemente, para someter a más competencia al ariete.

De hecho, la primera opción de Benítez fue solicitar el retorno de Morata, finalista, no lo olvidemos, reciente finalista de la Champions cuando el madrileño se sentó en el banquillo blanco. Esa opción fue rechazada.

Entonces Dybala fue ofrecido como alternativa a Morata por un precio similar al del canterano. El agente del jugador, Gustavo Mascardi, lo puso en bandeja por 32 millones más objetivos, esto es, unos 40 millones de euros (ahora la Juve reclama, mínimo, 80).

Florentino Pérez volvió a negar la incorporación de otro nueve. Es más, cerró la puerta a cualquiera que pudiera llegar. La única alternativa que se ofreció a Karim fue usar a Jesé como delantero centro o potenciar la figura de Cristiano Ronaldo en un rol, el de '9', que se ha comprobado como un fracaso para el estilo de juego que intentó imponer Benítez.

Así las cosas, el tiempo pasó y el Real Madrid acabó por no fichar ariete alguno. Esos 32 millones se invirtieron, finalmente, en un mediocampista. Kovacic costó esos 30 millones, un jugador que, por cierto, apenas ha contado ni para el propio Benítez entonces, ni Zidane, ahora.

Mientras, Dybala ha estallado como un crack sobre el que la Juventus ha edificado una histórica remontada rumbo a un liderato que podría alcanzar este mismo fin de semana en un duelo histórico frente al Napoles de Higuaín (otro futbolista que sufrió ser competencia de Benzema).

Dybala ha jugado 33 partidos este curso y ya acumula 16 dianas, 9 más que Morata y 7 más que Mandzukic, sus competidores en la delantera 'bianconera'.

MÁS EN MSN

-La verdad oculta de Falcao

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de elEconomista.es

image beaconimage beaconimage beacon