Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El día que Piqué se propuso volver a ser el mejor central del mundo

SPORTYOU SPORTYOU 27/09/2016 Marc Fuster
El día que Piqué se propuso volver a ser el mejor central del mundo © Getty Images El día que Piqué se propuso volver a ser el mejor central del mundo

Por primera vez en seis años, el FC Barcelona había cerrado la temporada sin conquistar un solo título. Luis Enrique tomaba el relevo del 'Tata' Martino en el banquillo y uno de los que más sienten el escudo, Gerard Piqué, se confesaba ante las cámaras con una práctica poco habitual en su gremio: la autocrítica. "Ahora mismo no creo que sea el mejor central del mundo. Lo fui, pero las últimas temporadas ya no lo he sido. Tampoco hice un buen Mundial", reconocía en Saint George's Park, etapa de aquella pretemporada del equipo. "Para jugar en el Barça tienes que ser el mejor o uno de los tres mejores. Creo que puedo volver a serlo y para ello trabajo. Con Luis Enrique creo que lo conseguiré, si no lo pensase no estaría aquí".

Poco después de aquella confesión, Luis Enrique no dudó en mandarle a la grada más de una y de dos veces. Durante algún tiempo, Piqué se convirtió en uno más para su técnico. Dos veranos después, es intocable. En este inicio de de temporada, es el jugador que más minutos de juego acumula: 630, por delante de Sergio Busquets (612) y Luis Suárez (602). Y más importante: se ha erigido como el líder de la defensa. Lo ha jugado todo salvo el partido de vuelta de la Supercopa ante el Sevilla y el encuentro ante el Alavés, en el que Luis Enrique probó una novedosa defensa que encajó dos goles y propiciaron la primera derrota de la temporada.

Piqué y otro más

La jerarquía de Piqué está presente en el campo, pero también en el vestuario. En lo que va de curso ha formado pareja con Samuel Umtiti, Jeremy Mathieu y su compañero habitual, Javier Mascherano. Todos juegan, pero tras el partido contra el Alavés la fórmula de Luis Enrique es: Piqué y uno más. Además, ante el Sporting de Gijón el pasado fin de semana lució el brazalete cuando Sergio Busquets abandonó el terreno de juego tras las ausencias de los tres primeros capitanes -Andrés Iniesta y Mascherano por decisión técnica, y Leo Messi por lesión-. Pese a no ser habitual verle con la 'senyera' en el brazo, es uno de los pesos pesados del vestuario. Un capitán sin brazalete.

Piqué es el jugador que más pases dio en tres de los siete partidos, siempre con más del 80% de precisión

Una de las razones principales por las que Piqué se ha vuelto imprescindible es su limpia salida de balón. Los números desde que arrancó la temporada 2016-17 hablan por sí solos: es el jugador que más pases realizó en tres de los siete encuentros disputados, siempre por encima del 80% de precisión. Ante el Atlético de Madrid cuajó su mejor actuación en este aspecto del juego, una auténtica exhibición con 96 desplazamientos buenos.

En un conjunto en el que todos rotan, Luis Enrique le ha situado como el pilar sobre el que se aguanta el equipo. Piqué ha vuelto a recuperar su mejor versión y de su liderazgo dependerá ver también al mejor Barça.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon