Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Deportivo pierde, pero está a un punto del ascenso a Primera

AS AS 25/05/2014 Luis de la Cruz

Al Deportivo le están temblando las piernas en el tramo final de Liga y un ascenso que parecía hecho se está complicando en sobremanera. La victoria ante el Numancia le hubiese dado el regreso a Primera de forma virtual, pero se llevó una derrota que no solo retrasa el ascenso, también lleva el miedo a un equipo que ya acumula cinco jornadas sin conocer la victoria. Pero el conjunto gallego está a un paso de lograrlo. Sólo necesita un punto o que el Sporting no gane ninguno de los dos partidos que restan.

La tarde se inició para el líder con contratiempos. Vázquez tenía previsto blindar su media con Wilk, pero el polaco se lesionó en el calentamiento y tuvo que entrar en el once Rabello. Tampoco empezó bien el partido, con un Numancia que mordía en busca de una victoria que certificase definitivamente la salvación. En los primeros minutos el aluvión llegó desde el balón parado, un calvario para el Deportivo durante toda la temporada. Los coruñeses esperaban y los de Anquela controlaban el ritmo, el juego y las ocasiones. En el minuto 20 llegó el primer aviso serio, con un remate en plancha de Enrich al larguero tras una gran jugada de Isidoro. Solo dos minutos más tarde, los sorianos se adelantaron en el marcador. Julio Álvarez, al que Vázquez definió como “el mejor jugador de la categoría”, sacó un corner de forma magistral y Regalón batió a Lux con un contundente cabezazo.

Como suele pasar, con la ventaja en la cartera el Numancia dio un paso a tras y entregó el balón al Deportivo, que desde la clase de Sissoko comenzó a crecer y a creer. En una larga jugada, el balón llegó en profundidad a Rabello, el chileno lo puso en el corazón del área y allí apareció Luisinho para definir con la calidad que atesora en su zurda. Solo habían pasado siete minutos desde el tanto del Numancia y Vázquez y su tropa volvían a respirar tranquilos.

En el segundo tiempo volvieron los contratiempos. Primero, con el gol de Las Palmas nada más comenzar su encuentro. Segundo, con un Numancia que recuperaba el control perdido desde el empate de los coruñeses. Tercero, con la retirada de un Sissoko que acusó un golpe recibido en la primera parte. Cuarto, con un absurdo codazo de Núñez a Juanma que le valió la segunda amarilla y la expulsión. Con todo esto y diez en el campo, la reacción de Vázquez fue la de intentar conservar el punto y metió en el campo a Marchena por Ifrán.

El cúmulo de contratiempos culminaron en el minuto 83, cuando Palanca marcó en el 2-1 en una extraña jugada y en plena granizada sobre Los Pajaritos. Fiesta local, con la permanencia sellada. Bofetada para el Depor y su ansiado ascenso, que además veía como en ese momento marcaba el Eibar y le arrebataba el liderato para cerrar una tarde nefasta.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon