Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El dopaje de Estado, una vieja práctica

SPORTYOU SPORTYOU 19/07/2016 sportyou
El dopaje de Estado, una vieja práctica © Getty Images El dopaje de Estado, una vieja práctica

A dos semanas de los Juegos Olímpicos de Río, el dopaje de Estado de Rusia ha dado origen a uno de los mayores escándalos de la historia del deporte. Pero no ha sido el único en la historia. La República Federal Alemana (RFA) y la República Democrática Alemana (RDA) pueden dar fe de ello. Una era comunista y otra socialista, pero tenían una característica común: el dopaje sistemático.

Rusia burló el sistema antidopaje desde 2011 hasta 2015, pero las dos Alemanias fueron mucho más allá desde la década de los 70. Es lo que publicó en su día la Universidad Humboldt de Berlín (HU) en un estudio de más de 800 páginas que relata la existencia de un sistema de dopaje organizado en la RFA. De hecho, allí se desarrolló la EPO como se conoce hoy en día, la hormona que produce glóbulos rojos en gran cantidad.

Igual que la RDA, un país de 17 millones de habitantes que ganó más de 400 medallas en cuatro Juegos. "Todos éramos unos pequeños Ben Johnson", afirmó en su día Raik Hannemann, subcampeón de Europa de 200 metros estilos en 1990. Las autoridades germanas ya revelaron en su día documentos de la Stasi, la policía secreta de la RDA, que certificaban que tenían un poder absoluto en su deporte. En uno de sus documentos se puede leer la siguiente frase.

"El objetivo es asegurar al deporte de competición de la RDA una posición de privilegio para demostrar la superioridad de la sociedad socialista sobre la capitalista, y todo ello gracias al empleo de sustancias dopantes". De hecho, en el Museo de Historia Alemana de Berlín hay una caja de anabolizantes.

En 1998, el ex vicepresidente de la Confederación de deportes de la RDA, Horst Roeder, fue condenado a un año de prisión con suspensión de pena por haber favorecido la distribución de píldoras de "oral-turinabol" o "testosterona" a atletas de alto nivel. Casi 20 años después, se desveló que el ministro de Deportes ruso, Yuri Nagornij, seleccionaba a quién encubría del dopaje y a quién no.

Tanto la RFA y la RDA pudieron participar en los Juegos, mientras que no está claro qué va a suceder con Rusia. De resultar excluida, sería un caso sin precedentes. Todo está a la espera de la decisión del Comité Olímpico Internacional (COI).

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon