Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El drama pide cita en Granada

AS AS 11/05/2014 Antonio Gallardo

En mitad de la tormenta, en pleno cruce de comunicados y con las relaciones institucionales entre Granada y Almería dinamitadas, asoma el fútbol. La amenaza del descenso. Segunda. El drama. Pero hoy ya sin injerencias de despachos. Fútbol en estado puro. Adrenalina, presión y nervios. Muchos nervios. Granada y Almería se juegan una especie de todo o nada a 90 minutos en Los Cármenes. Un duelo fratricida entre vecinos enturbiado por una decisión descortés y nada decorosa del Granada en la cesión de las entradas a su rival. Al morbo por la tremenda relevancia de lo que suceda sobre la hierba se suma la tensión entre las directivas y el monumental cabreo de los 700 almerienses que estarán en las gradas.

La sostenibilidad y continuidad de dos proyectos están en juego. El presupuesto y el nivel de sus futbolistas pone más presión en las espaldas de los locales. Pero necesita sobrevivir el Almería para soñar con alcanzar un cierto recorrido en Primera. Lo ha tenido en las últimas temporadas el Granada, a quien su divorcio con el gol y la falta de suerte en momentos determinantes le mantienen aún cerca del precipicio.

Alcaraz y Francisco han hecho horas extras para centrar la atención de sus hombres únicamente en Los Cármenes, lejos de calculadoras y de la multitud de combinaciones posibles. Ellos, Alcaraz y Francisco, han mamado el sentir y la idiosincrasia de ambos clubes. Son de la casa. Y saben muy bien lo que cuesta un billete para disfrutar de una travesía por las aguas de Primera.

Ni uno ni otro alcanzan esta cita clave con sus ejércitos en plenitud. Alcaraz debe recomponer su mediocampo por la ausencia de Recio y tiene entre algodones a Piti, Riki y Angulo. Sí vuelve Brahimi, jugador franquicia, de quien se espera todo esta tarde en Granada. También de El Arabi, que a pesar de sus 12 goles no ve portería desde el 6 de abril, suma un gol en las últimas ocho jornadas y anda con el punto de mira algo desviado.

Francisco viajó sin Suso y con Rodri renqueante. Pero apela al corazón de sus futbolistas y a los pulmones de Aleix Vidal. Veloz e infatigable, sus galopadas son la gasolina de este Almería, sostenido también en parte esta temporada por varios héroes secundarios. Zongo, Hicham, Vélez o Azeez han dado forma a varios milagros que conservan a los de Francisco con pulso y aún con opciones de permanencia. Depende de sí mismo. Como el Granada. Pero las matemáticas hablan de que al equipo de Alcaraz le valdría, en casi todas las combinaciones posibles, con una victoria para mantenerse en Primera. El Almería, en teoría, necesitará más de tres puntos. Estos son claves. El drama ha reservado asiento hoy en Los Cármenes.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon