Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El efecto Special One

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 23/04/2014 Mònica Planas

Las tertulias nocturnas entraron al trapo con la estrategia de Mourinho de mostrar desprecio a la prensa española negándose a hablar en español. ¿Qué tiene de divertido? Pues que es otra magnífica oportunidad para comprobar el pitote que tiene Roncero con las lenguas cooficiales de su amado país, que no se aclara. Porque falta que se hable del uso del inglés para que en pocos segundos se recuerde que Pep hablaba catalán, que es un tema que le pone muy caliente. Tanto en el Chiringuito como en Tiki Taka se volvió a recurrir a lo de la falta de respeto a los seguidores y fans, cuando al final son los periodistas los que tienen el deber de transmitir el mensaje a los interesados y solventar los trabajos de traducción que sean necesarios. En el Chiringuito era falta de operatividad, desprecio y (en el mejor de los casos) estrategia para pensar mejor las respuestas. En Tiki Taka, más falta de respeto y mala educación. Una hora estuvieron despotricando sobre Mou y su inglés. ¡Viva la cultura! Lo bueno es que después invitaron a un periodista inglés, Miguel Delaney, que reconoció que Mou lo hacía para molestar a la prensa. Julio Pulido le respondió: "Pues transmítele a Mourinho que la prensa no se ha enfadado en absoluto". ¡No! ¡Qué va! En dos cadenas estaban clamando al cielo por eso durante una hora pero no molesta.

El espectáculo de la ira y el desprecio con los problemas idiomáticos no es nuevo. Las tertulias nocturnas han encontrado en esto una magnífica baza para crear conflicto y remover los ánimos de los espectadores, que es lo que buscan. Pasaba con Pep, con Tata si le preguntan en catalán (a algunos les parece raro que un argentino lo comprenda con tanta facilidad) y ahora con Mou, que sabía perfectamente en qué llaga meter el dedo. Mou, que domina bien unos cuantos idiomas, sabe que en España la riqueza idiomática algunos la consideran una falta de respeto y no una virtud. La falta de operatividad se reprocha al que domina cinco idiomas y noal que sólo habla uno. Di lo que te enfada y te diré de lo que careces… Mourinho sigue siendo el provocador perfecto. Picaron bien.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon