Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Eibar encarrila la eliminatoria

Logotipo de AS AS 04/01/2017

Eibar Eibar

Nada nuevo en 2017. El Eibar sigue poderoso, con buenas hechuras, y Osasuna da lástima. Los armeros se llevan para Ipurua una gran renta (0-3), gracias a los goles de Nano, Bebé y Adrián, que marcaron las diferencias entre uno y otro equipo. Los armeros ofrecieron un recital en la primera parte, pero Mario no lo pudo parar todo. A Mendilibar le salió todo bien. Ganó y recuperó el instinto rematador de Nano, el fichaje estrella del club, y de un Bebé que mostró hambre, que sacó de golpe todas las condiciones que tiene. Adrián puso la guinda de cabeza a su partidazo con un bonito gol de cabeza a centro de Arbilla. Ya tiene en su mano unos cuartos de final históricos en Copa, los primeros de su incipiente trayectoria.

Fue el ex del Rayo quien casi marca en el primer minuto. Un paradón de Mario con la pierna izquierda lo impidió. Yoel también tapó una intentona aislada de Sergio León. Fue en el minuto 28 cuando el Eibar evidenció que estaba mejor puesto en el campo. Sacó de banda en un costado y llegó una acción trenzada al otro. Luna puso el balón abajo, al primer palo, y Nano, pillo y decidido, metió la puntera para marcar por bajo. Descargó mucha adrenalina con su acierto, lo ha pasado mal en lo anímico.

Imanol García evitó el 0-2 al rascar un balón al propio Nano, después de una preciosa dejada de Adrián, que se hinchó a mejorar balones. Rubén Peña sacó un latigazo tremendo y Mario, que dirá para qué buscan portero, sacó una gran mano izquierda. Yoel se sacó una foto en palomita a zurdazo de Oriol Riera, a quien le pudo su instinto de ariete, ya que tenía a Sergio León a su vera.

Osasuna era un caos, sobre todo en su banda derecha. Caparrós hizo dos cambios de golpe, metiendo a Causic y Berenguer, que fue el único rojillo que puso algo de magia individual hasta la entrada del juvenil Lorea. Dio la sensación de que los locales mejoraban, pero fue un espejismo. Yoel sacó un mano a mano a Pedro León y segundos después Bebé hizo el 0-2. Llegó tras un gran taconazo de Adrián, rechazado por Mario.

Faltaba la sentencia con el merecido tanto del hijo de Míchel, que paseó una de sus virtudes, el remate de cabeza tras una fantástica acción de Arbilla, con recorte y centro medido. Tardará en olvidar Javi Jiménez su debut con el Valencia. Por culpa eso sí de sendos errores de Enzo y de Cancelo. Obviamente también por ser al autor del penalti que transformó Aspas y por repeler el balón hasta sorprender a Jaume tras disparo de Theo en el 0-2. Solo habían transcurrido 13’. Cinco después, llegó el de Dani Wess. El 0-3. Y claro, Mestalla se hartó. Lo está desde hace tiempo. Gritos contra Peter Lim, contra García Pitarch y contra los futbolistas.

Berizzo dijo que apostaba por la Copa y los suyos siguieron su indicación. Resolvieron por la vía rápida. Con orden, presión y acierto. También por enfrentarse a una caricatura de equipo, una plantilla que no olvidemos cuesta casi 80 millones de euros. A los 20’ lo de menos para el Valencia era ya la eliminatoria. Lo suyo es de más calado. De supervivencia.

Nada nuevo en 2017. El Eibar sigue poderoso, con buenas hechuras, y Osasuna da lástima. Los armeros se llevan para Ipurua una gran renta (0-3), gracias a los goles de Nano, Bebé y Adrián, que marcaron las diferencias entre uno y otro equipo. Los armeros ofrecieron un recital en la primera parte, pero Mario no lo pudo parar todo. A Mendilibar le salió todo bien. Ganó y recuperó el instinto rematador de Nano, el fichaje estrella del club, y de un Bebé que mostró hambre, que sacó de golpe todas las condiciones que tiene. Adrián puso la guinda de cabeza a su partidazo con un bonito gol de cabeza a centro de Arbilla. Ya tiene en su mano unos cuartos de final históricos en Copa, los primeros de su incipiente trayectoria.

Fue el ex del Rayo quien casi marca en el primer minuto. Un paradón de Mario con la pierna izquierda lo impidió. Yoel también tapó una intentona aislada de Sergio León. Fue en el minuto 28 cuando el Eibar evidenció que estaba mejor puesto en el campo. Sacó de banda en un costado y llegó una acción trenzada al otro. Luna puso el balón abajo, al primer palo, y Nano, pillo y decidido, metió la puntera para marcar por bajo. Descargó mucha adrenalina con su acierto, lo ha pasado mal en lo anímico.

Imanol García evitó el 0-2 al rascar un balón al propio Nano, después de una preciosa dejada de Adrián, que se hinchó a mejorar balones. Rubén Peña sacó un latigazo tremendo y Mario, que dirá para qué buscan portero, sacó una gran mano izquierda. Yoel se sacó una foto en palomita a zurdazo de Oriol Riera, a quien le pudo su instinto de ariete, ya que tenía a Sergio León a su vera.

Osasuna era un caos, sobre todo en su banda derecha. Caparrós hizo dos cambios de golpe, metiendo a Causic y Berenguer, que fue el único rojillo que puso algo de magia individual hasta la entrada del juvenil Lorea. Dio la sensación de que los locales mejoraban, pero fue un espejismo. Yoel sacó un mano a mano a Pedro León y segundos después Bebé hizo el 0-2. Llegó tras un gran taconazo de Adrián, rechazado por Mario.

Faltaba la sentencia con el merecido tanto del hijo de Míchel, que paseó una de sus virtudes, el remate de cabeza tras una fantástica acción de Arbilla, con recorte y centro medido.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de As.com

image beaconimage beaconimage beacon