Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El embrujado hotel Skirvin se cobra otra víctima NBA

Marca Marca 23/02/2016
Imagen del Hotel Skirvin. © Marca Imagen del Hotel Skirvin.

"La culpa ha sido de ese extraño hotel". Kyrie Irving es la última víctima del Hotel Skirvin, que tiene un largo historial de sucesos paranormales. Un hotel que quieren evitar los equipos de la NBA cuando visitan Oklahoma y que amplía sin parar una leyenda negra del fantasma de una mujer que deambula por el hotel con su hijo.

La leyenda cuenta que el viudo señor Skirvin tuvo una relación con una de las sirvientas del hotel y al tener un hijo las encerró en una de las habitaciones. Ella enloqueció y saltó por la ventana con su bebe en brazos. Desde entonces el fantasma de 'Effie' ha protagonizado extraños sucesos.

En 2010, el New York Daily News fue el primer medio en hacerse eco de lo que sucedía allí cuando varios miembros de los Knicks pasaron una noche terrorífica. "Hay algo que pasa ahí. Dicen que pasó en la décima planta y yo era el único que estaba en esa planta. Por eso me pasé toda la noche en la habitación de Nate Robinson. Aquí hay fantasmas", explicaba Eddy Curry. "Claro que me creo que este sitio esté embrujado. Da miedo", sentenciaba Jared Jeffries.

"Todos en la NBA conocen la historia", relataba Caron Butler años después en el New York Times.

Cada equipo tiene su particular historia en el Skirvin. Taj Gibson, jugador de los Bulls, asegura que la puerta de su baño se cerró en plena noche de un portazo y Derrick Rose fue tajante: "Ha sido terrorífico". Jordan Hamilton, de los Nuggets, asegura que "cada vez que venimos aquí este hotel me acojona" y Wesley Johnson, cuando militaba en los Suns en 2013, relató que en mitad de la noche se levantó, la puerta de baño estaba cerrada y la bañera llena de agua.

En el hotel aseguran que el local no está encantado ni suceden cosas extrañas aunque sí han admitido su culpa en el caso de Kyrie Irving a Espn: "Desafortunadamente un huésped infectó la habitación con chinches y cuando nos alertaron activamos el protocolo inspeccionando además las habitaciones cercanas pero fue un caso aislado".

Irving asegura que apenas pudo "dormir tres horas", "me encontré cinco chinches gigantescos a las tres de la mañana cuando me levanté porque me picaba todo el cuerpo". Ante los Thunder, aquejado por síntomas similares al de una gripe, el base apenas pudo jugar 9 minutos en la victoria ante los Thunder. El base asegura que ninguno de sus compañeros tuvo un percance como el suyo, pero tampoco descansaron: "Han pasado una noche de mierda".

No entró en más detalles pero de nuevo se deslizó el nombre de Effie como causante de los estragos nocturnos con su presencia. Algo que desde luego no estaba dispuesto a aguantar esta misma temporada Lou Williams. El base de los Lakers descartó alojarse con el resto del equipo en el Hotel Skirvin en diciembre e hizo una reserva por su cuenta en otro establecimiento.

Desde aquella noche, los Bulls no han vuelto alojarse en el Hotel Skirvin, que sigue alimentando su fama de maldito... y supera con creces los Poltergeist y fantasmas que padecieron los Spurs en el hotel Claremont antes de jugar ante los Warriors en 2014San Francisco.

"Cogí la llave de mi habitación y podía escuchar cosas en el pasillo. Pensé que era gente viendo la televisión en su cuarto o algo así. Entonces, llegué a mi habitación y la llave no funcionaba pero sonaba como si hubiese alguien dentro, algo parecido a un bebé haciendo ruidos", explicaba Ayres en Spurs Nation. "Bajé a avisar a recepción y llamaron por teléfono a la habitación y nadie respondía. Primero me ofrecieron otra llave y que me acompañase seguridad para verificar que no había nadie en el cuarto, pero luego me dieron otra habitación. Fue una cosa muy rara. Estoy seguro de que escuché gente y niños correr sin que hubiera nadie dentro. Una locura".

Tim Duncan secundó a su compañero: "Escuché un bebé en su habitación. Sin duda había alguien o algo ahí dentro. No me extrañó porque pensé que la habitación estaba ocupada y se la habían asignado mal. Sin embargo, al día siguiente Jeff me contó que llamaron desde recepción y no había nadie y es para volverse loco. Allí había un bebé sin duda".

MÁS EN MSN

-El 'quinteto de macarras' de Marc Gasol

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon