Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El equilibrio entre el talento y la ineptitud

AS AS 13/06/2014 Santi Giménez

Apreciado Charles Miller, hoy le hablaré de dirigentes. Estuve en el Congreso de la FIFA que supuso un baño de gloria para Joseph Blatter, un abogado suizo que domina el fútbol mundial. Tiene que saber usted que muy poco tienen que ver los dirigentes actuales con los que usted conoció. Hablo por ejemplo de Oscar Cox, quien con 19 amigos fundó en 1902 el Fluminense. Eran tiempos de aristocráticos señoritos atildados que llevaban bombín, trajes a rayas y que importaron la moda del football para seguir pareciendo ingleses. Puede que se apuntaran a la moda del fútbol para figurar, pero nunca vieron el deporte como un negocio. Ha cambiado mucho la cosa desde entonces. Juca Kfouri, el periodista deportivo más influyente de Brasil, defiende que “Dios puso aquí a los mejores jugadores y a los peores jefes para compensar”. Pero ese mal que no afecta sólo a Brasil. Sin ir más lejos, se pudo ver cómo el Congreso de la FIFA se convertía en un aquelarre de exaltación a Blatter. Fue chocante ver como el representante de Cuba denunciaba que la limitación de mandato por edad es una discriminación. Sabe de que habla. Su país lo gobierna un señor de 87 años desde 1959. En Brasil antes de la Copa, se acuñó el dicho ‘Imagine na copa’ que viene ser “si esto funciona mal ahora, imagínate durante la Copa”. Le auguro, señor Miller que tras ver a esos dirigentes, el dicho de moda acabará siendo ‘Imagine na FIFA.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon