Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Estrella Roja vence al Madrid en la final del Torneo Júnior

AS AS 18/05/2014 Ricardo González

No empezó bien el día en Milán, en el Mediolanum Fórum, para el Madrid. El equipo júnior perdió la final del torneo de la categoría que se organiza paralelo a la Final Four. Tanto el equipo blanco como el Estrella Roja llegaban invictos tras tres triunfos seguidos. Y en el partido decisivo no hubo color. El juego exterior de los de Belgrado, su presión defensiva, rompió a un rival que tuvo un día nefasto en los tiros de tres (1 de 14), y casi peor desde la personal (7 de 17). Se ahogó sin la aportación del perímetro.

Por dentro, Wally Niang (2,06 m, nacido en 1996) se quedó sólo. Demoledor de inicio bajo el aro, cada vez tuvo menos espacios. Le echó una mano Kasibabu, pero al Madrid sólo le sirvió para mantenerse en la lucha hasta el descanso (28-24). Alexander Aranitovic (1,94, 1998), que anotó 15 puntos, hizo mucho daño en la reanudación, como antes Vojislav Stojanovic (1,97, 1997). Los ‘bajitos’ del Estrella Roja demostraron un físico privilegiado y compensaron el destrozo que había ocasionado Niang en la primera parte: 15 puntos y 9 rebotes, frente a los 9 tantos del resto de sus compañeros. Acabó con 19 y 12.

Insuficiente ante el mal partido de un Madrid que llevaba una temporada pletórica, que ganó el Torneo de L’Hospitalet y el campeonato de España júnior. Paco Redondo, el entrenador, no pudo repetir éxito. Hace un año, en Londres, había levantado el trofeo al frente del Joventut. Acusó la baja por lesión, y pinta que importante en una rodilla, de Jonathan Barreriro, al que Laso ya ha hecho debutar con la primera plantilla.

El Estrella Roja es el octavo campeón de este Torneo Internacional Júnior de la Euroliga, que arrancó con la Final Four de Barcelona en 2003. Atento, desde la grada, lo siguió Sasha Djordjevic, nuevo seleccionador serbio. El futuro estaba en la pista.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon