Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El fenómeno Devin Booker

BASKET4US BASKET4US 17/10/2016 Nacho Juan
El fenómeno Devin Booker © BASKET4US El fenómeno Devin Booker El fenómeno Devin Booker © BASKET4US El fenómeno Devin Booker

La admiración por el superviviente es instintiva, casi inmediata, sea por su resistencia, suerte o tragedia. Por ello, a nadie se le escapó la irrupción de Devin Booker en la Liga. Sus números ya advertían de ella, y sin embargo, no eran culpables. Tampoco la precocidad de sus hitos. Fue su entorno, o mejor dicho, su respuesta ante él.

El fenómeno Devin Booker se puede entender sólo con el envoltorio, pero no valorarlo como se merece.  Y es que en tan sólo un año se vio expuesto a los elementos más perjudiciales de la NBA. De repente en Phoenix Suns, el dinamismo contagioso de Jeff Hornacek desapareció de la pista, los técnicos asistentes fueron despedidos, después el propio Hornacek, luego llegaron las lesiones, aparecieron problemas en el vestuario, se forzaron traspasos y todo ello, remendado con un entrenador sin experiencia que había empezado la temporada detrás del banquillo. “Siento que lo he visto todo”, afirmó el jugador a Sports Illustrated. “No te das cuenta de todo esto como aficionado a la NBA. Aprendes el negocio del juego una vez estás ahí”.

Salió ileso. En este caos él era el único punto de equilibrio. Uno que ilusionaba al saltar a la cancha, uno que parecía ajeno a lo que ocurría fuera de ella. Lo que habían presentado en el draft como un tirador móvil se empezaba a vislumbrar como un jugador total. No sólo por recursos, sino por carácter. Siempre bajo el mismo cartel: 19 años, el jugador más joven de la competición.

Devin Booker, un 'comunicador' nato

El contexto y la edad inflaron sus actuaciones. Con razón, porque lo especial en Booker es que consigue transmitir, te dejas llevar por las sensaciones, por su sonrisa, su optimismo. El mismo que da sentido a una franquicia que necesitaba un referente. En esa expresión infantil se escondía un futuro líder.

La confianza llegó con el progreso técnico. En la Universidad de Kentucky demostraba muñeca y potencia, pero faltaba algo que enlazara sus condiciones. El manejo de balón resultó ser el factor detonante. Le aportó personalidad, desparpajo en el one-on-one y una nueva dimensión como creador de juego. La guinda a un ingenio natural para ver ventajas antes que nadie.

Su siguiente paso es trasladarlo al colectivo. Destacar para ganar. Ahí entra Earl Watson, quien en su primera temporada como head coach, le dará las riendas al escolta para que Phoenix Suns mire al horizonte con mejor perspectiva. La estabilidad será el primer paso.

Hoy todo es expectación, porque existe la certeza de que lo visto hasta ahora es sólo una parte del total. Él lo ha provocado así. Y lo seguirá haciendo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de BASKET4US

image beaconimage beaconimage beacon