Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El fracaso de Guardiola en Múnich

SPORTYOU SPORTYOU 15/04/2016 David de la Peña
El fracaso de Guardiola en Múnich © Getty Images El fracaso de Guardiola en Múnich

"Si Guardiola no gana la Champions con el Bayern, habrá fracasado en Múnich". La -bajo mi punto de vista- chocante afirmación es una corriente de opinión bastante extendida, cuando el periplo del técnico español en Alemania está a punto de llegar a su fin.

No cabe duda de que Guardiola cogió los mandos de uno de los clubes más poderosos del mundo, que por si fuera poco unos meses antes había ganado liga, copa, y copa de Europa. Las comparaciones con Jupp Heynckes, su predecesor, iban a llegar desde el primer momento, y llegados a este punto tiene sentido tanto creer lo cómodo que iba a ser para él coger las riendas de un superequipo, como considerar que el hambre de la plantilla después de arrasar el curso anterior se iba a reducir considerablemente.

Es interesante detenerse en este punto, porque los grandes clubes de Europa, aún manteniendo a sus entrenadores, nunca han ganado la Liga de Campeones de forma consecutiva. El Real Madrid de Ancelotti maravilló entre noviembre y diciembre después de la consecución de la Décima, pero acabó cayendo en las semifinales frente a la Juventus, mientras que el gran Barcelona de Messi, Suárez y Neymar, ha sucumbido contra el Atlético de Madrid en los cuartos de final de la presente edición. Mantener la concentración y el hambre de una plantilla campeona es realmente complicado.

Pep Guardiola ha ganado dos Bundesligas y, salvo catástrofe, va a conseguir la tercera en las tres temporadas que ha estado en Alemania. También ha llegado tres veces consecutivas con el conjunto bávaro a las semifinales de la Liga de Campeones -solo el Real Madrid ha igualado ese registro en estos últimos tres años-, y cuenta con el impresionante récord de haberlo hecho en todas y cada una de las siete temporadas que lleva como entrenador en la élite, si sumamos su etapa en el Barcelona.

El debate con Guardiola está tan viciado y es tan extremo que sus defensores aseguran que ha cambiado la identidad del Bayern de Múnich, y sus detractores contestan que será un fracaso si no gana la Champions y que en Alemania "se aburren" con el juego del equipo. Dos connotaciones totalmente injustas con su figura. Por un lado, porque Guardiola solo se ha mostrado inflexible con un aspecto del juego: la salida de balón, que ha trabajado para que fuese segura y por abajo. Pero casi todo lo que representa el Bayern de hoy evidencia que ha sido él quien se ha adaptado al fútbol alemán y no al revés: ataques verticales, extremos con desborde, y centros al área para que Müller, Lewandowski y Vidal los rematen.

Si Guardiola gana la Champions con el Bayern convertirá su etapa en Alemania en algo majestuoso, y si no lo hace "solo" habrá ganado tres Bundesligas -en esta saca 7 puntos con 15 por jugarse-, y habrá alcanzado tres veces la semifinal de la Liga de Campeones -como mínimo-. Se me ocurren muchas formas de definir su etapa en Alemania, pero el trabajo que ha habido detrás, la evolución del equipo, y haberse repuesto con soltura a los problemas que fueron surgiendo -venta de Kroos o lesiones de Ribery o Robben-, hacen que la última de mi lista sea el término "fracaso".

MÁS EN MSN

-Guardiola tira con bala

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon