Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El fuego arrasa con el Museo del Levante

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 28/05/2014 Nacho Herrero
© Image MundoDeportivo.com

La reserva espiritual del Levante, al menos buena parte de ella, fue arrasada esta madrugada por un incendio. El histórico ‘Raconet de Raimon’, ubicado en el estadio Ciutat de València, quedó reducido a cenizas después de que un cortocircuito provocara un incendio en este ‘templo’ del levantinismo.

Raimon, que es el responsable de las instalaciones del club, empezó a trabajar en la entidad como jardinero hace más de 25 años y hace casi quince empezó a crear este museo extraoficial en el lugar donde cocinaba paellas a la plantilla. Cada uno que pasaba dejaba algo. Una foto, una camiseta, un banderín, una pizarra o unas botas. Con cada comida de equipo, con cada visita fue creciendo.

Y, poco a poco, las paredes se fueron llenando y el ‘Raconet’ empezó a hacerse famoso. Primero, dentro del propio club, lo que trajo piezas como las fotografías del derribo del antiguo Vallejo o la de la primera piedra de su actual estadio. Pero la fama fue creciendo. Tanto, que incluso algunos rivales se acercaban a verlo antes de los partidos y a dejar su recuerdo, entre ellos David Villa o Andrés Palop.

Lugar habitual de reportajes para las televisiones, el ‘Raconet’ tenía incluso su sección propia en 1909.es, la nueva revista del Levante. En cada número, Raimon presentaba alguno de los objetos que custodiaba. Actas antiguas, fotos de Manolo Preciado, con el que tenía una gran amistad, contratos de fichajes o el recibo de las recaudaciones de las primeras visitas de los ‘grandes’.

En el último número, había objetos tan especiales como el bombín con el que Joaquín Sabina tocó en su último concierto en el estadio o la botella de cava que se realizó para conmemorar el título de la Liga del Barça de la campaña 2004-05.

Un museo alejado de los criterios habituales pero lleno de historia. De hecho, muchas de esas piezas estaban destinadas al museo oficial que el club tiene planeado construir en breve. Ahora, toca evaluar los daños, ver si se puede salvar algo y volver a empezar.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon