Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Getafe, experto en sacar adelante partidos agónicos

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 09/05/2014 EFE

Getafe (Madrid), 9 may (EFE).- El Getafe disputará ante el Sevilla su cuarto partido agónico desde que llegó a la Liga BBVA hace diez temporadas, en las que hasta en tres ocasiones ha tenido que sacar adelante en el Coliseum Alfonso Pérez encuentros con el descenso en juego a falta de dos o tres jornadas para el final.

En todos aquellos duelos en los que el conjunto madrileño se jugaba la vida, consiguió ganar sus partidos para mantenerse con vida en la máxima categoría del fútbol español. Ahora, la visita del Sevilla será un nuevo reto para un equipo al que nadie ha conseguido descender a lo largo de diez cursos.

Precisamente, su primera "final" la disputó en la temporada 2007/2008 ante el Almería de Unai Emery, que el domingo estará sentado en el banquillo al frente del Sevilla. En aquel curso, el Getafe de Michael Laudrup agonizaba en la Liga después de hacer un esfuerzo supremo en la Copa de la UEFA (alcanzó los cuartos y fue eliminado por el Bayern de Múnich) y en la Copa del Rey (llegó a la final y la perdió contra el Valencia).

Ese derroche a lo largo del año pasó factura y el equipo de Esteban Granero, Rubén De la Red, David Belenguer, Cosmin Contra -hoy en el banquillo del Getafe-, Javier Casquero y Manu del Moral estaban contra las cuerdas a tres jornadas para el final.

Ocupaban la decimotercera posición en una clasificación muy apretada y estaban a sólo dos puntos del descenso. El Almería, con una lejana opción de terminar en Europa, inició el partido con fuerza y se puso en el marcador 0-2. Con el miedo en el cuerpo, el Getafe remontó con un doblete de Manu del Moral y con los tantos del uruguayo Juan Albín y Esteban Granero.

El 4-2 final permitió respirar al Getafe, que, en la siguiente jornada, empató 0-0 en Valladolid y logró la salvación con un partido por delante. Aquella victoria ante el Almería, en el día clave, dio un respiro al equipo de Laudrup, que mantuvo la categoría casi en el último momento.

Pero aún fue más agónico otro encuentro de la siguiente campaña, la 2008/2009, en una situación más parecida a la que sufre actualmente el Getafe. Aquel año fue destituido Víctor Muñoz a falta de pocas jornadas para el final. José Miguel González "Míchel" se hizo cargo de un equipo que ocupaba la decimoséptima plaza, un puesto por encima del descenso a cinco jornadas del final.

Míchel se estrenó con una derrota en Mallorca por 2-1. Después ganó 3-0 al Osasuna en un choque a vida o muerte. En su tercer partido en el banquillo, empató 1-1 en La Coruña contra el Deportivo. Pese a esos cuatro puntos importantes, llegó a la penúltima jornada con un choque agónico: el Numancia visitaba el Coliseum Alfonso Pérez.

El club soriano tenía opciones de salvarse. Era penúltimo tres puntos por debajo del Getafe, decimosexto en la tabla y sólo con un punto de renta sobre Osasuna. Había que ganar para afrontar con garantías una última jornada que iba a disputar en Santander, donde el Racing esperaba ansioso para vengar su eliminación de la Copa del Rey la temporada anterior en semifinales.

El Getafe volvió a ganar en su segundo encuentro agónico. Lo consiguió con un tanto de Roberto Soldado en el minuto 65 y Contra aún tuvo tiempo de fallar un penalti a cinco minutos del final. Ese tanto de Soldado dio tres puntos importantísimos a su equipo porque los que estaban por debajo tampoco fallaron.

Una semana después, en Santander, firmó un 1-1 que bastó para dar la permanencia al club de Ángel Torres, que aún tendría que vivir otro partido no apto para cardíacos en el Coliseum Alfonso Pérez.

Fue en la última temporada de Míchel en el cargo, en la 2010/11, en la que el Getafe volvió a sufrir hasta el final. En la penúltima jornada recibía al Osasuna en puestos de descenso ocupando la decimoséptima posición un punto por encima del Zaragoza, que marcaba el límite de los equipos que iban a bajar.

De nuevo, el Getafe cumplió ante su afición. Ganó sufriendo hasta el final y sólo pudo abrir el marcador gracias a un tanto en propia meta de Miguel Flaño en el minuto 65. Con los navarros lanzados a por el empate, Pedro Ríos sentenció al final. El 2-0 dio vida al bloque azulón, ya que los equipos que estaban por debajo también sumaron.

En el último partido, en San Sebastián contra la Real Sociedad, el Getafe tuvo que empatar para conseguir la permanencia. Un gol de Daniel "Cata" Díaz permitió al Getafe seguir en Primera en una situación muy similar que comenzará a vivir el próximo domingo frente al Sevilla. Será otro partido agónico, pero, de momento, el Getafe nunca ha fallado en esas situaciones.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon