Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El golf ya tiene a su 'Kournikova'

Marca Marca 10/12/2015 Paco Roche

Paige Spiranac

Paige Spiranac
© Marca

Algunos la han apodado la Anna Kournikova del golf, pero la realidad es que a Paige Spiranac todavía le queda mucho camino por recorrer para convertirse en la octava mejor del mundo, como llegó a ser la tenista rusa en 2008. Ayer dio el primer paso en el Omega Dubai Ladies Masters, uno de los torneos más prestigiosos del circuito femenino europeo.

Llegó precedida por los cuchicheos de sus compañeras, que consideran que no ha acreditado méritos deportivos suficientes para recibir la invitación —“no sabría distinguirla de una pastilla de jabón”, dijo la británica Laura Davies tras ser preguntada por ella en la previa—, pero envuelta en una nube de flashes y un estruendo mediático.

Spiranac, de 22 años, no ha ganado un torneo importante en su carrera, pero es una de las jugadoras más famosas del mundo. Seguramente la más conocida entre quienes no han pisado jamás un campo de golf. Por eso, cuando decidió hacerse profesional el pasado mes de agosto no le hizo falta tener tarjeta de ningún circuito importante para que le llovieran las ofertas de patrocinadores.

Su biografía reseña algunos triunfos con el equipo de la universidad de San Diego State, pero donde esta jugadora es la indiscutible número 1 es en las redes sociales. Acumula medio millón de seguidores en Instagram, siendo con mucho la más popular entre las golfistas. En su perfil se define como una golfista adicta al fitness que camina hacia el LPGA Tour. En sus publicaciones alterna sugerentes selfies con vídeos que muestran la evolución de su swing y también las fotos de las múltiples revistas que han querido retratar a la que venden como “la deportista más bella del momento”.

Spiranac es consciente de que ha sido su popularidad en Internet la que le ha llevado —aunque sea momentáneamente— a la élite del golf mundial. “No estaría aquí sin las redes sociales. He conseguido algunos triunfos pero soy consciente de que de momento mis rivales están en otra liga, pero estoy trabajando mucho para dar el salto”, admitió en la previa del torneo.

Entre el entusiasmo de los medios y el escepticismo de sus compañeras, Spiranac debutó con una tarjeta de 77 golpes (+5) que la colocan empatada en el puesto 94, a 11 golpes de la cabeza. Tiene mucho trabajo por delante si quiere pasar el corte, pero, según confesó a su legión de seguidores, lo más difícil ya está hecho. “Anoche vomité y lloré mucho. Han sido las horas más difíciles de mi vida”, escribió en Tiwtter. “Siento un gran alivio porque he tenido mucha ansiedad desde que recibí la invitación. Me he quitado un peso de encima y afrontaré con mucha ilusión la segunda ronda”, dijo a los medios.

de su novia

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon