Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El gran fiasco del esperado regreso del golf a los JJOO

BBC Mundo BBC Mundo 14/07/2016

El actual número cuatro del mundo reconoció esta semana que ni siquiera verá el torneo de golf en los próximos Juegos Olímpicos, ya que estará pendiente de lo que suceda en "atletismo, natación, clavados, las cosas que importan".

McIlroy ya había anunciado no participaría en Río 2016 debido al riesgo de contraer el zika, aunque también dijo que una medalla de oro no es lo que más lo motiva.

El golf volverá a ser parte de unos juegos por primera vez en 112 años, pero su regreso estará marcado por la ausencia de varias de sus principales figuras. Además de McIlroy, tampoco estarán los tres mejores jugadores de la actualidad: Jason Day, Jordan Spieth y Dustin Johnson. De hecho, sólo cuatro golfistas entre los mejores diez del mundo han confirmado su participación.

"Estoy más que contento de esperar hasta entonces para vivir la experiencia olímpica", dijo McIlroy sobre el hecho de que tendrá que esperar hasta 2020 para participar en unos Juegos Olímpicos.

Habrá que ver si en Tokio cambian sus prioridades, ya que él mismo dejó en claro que los juegos no están entre sus principales objetivos, así como tampoco lo es ayudar al crecimiento del golf como deporte.

Esta posición es compartida por el australiano Adam Scott, el ganador del Masters en 2013. "Nunca ha sido a lo que he aspirado y no creo que lo sea", sentenció el año pasado.

Todo es sobre los cuatro grandes torneos y creo que así se debería quedar el golf", dijo en referencia al Masters, el Abierto Británico, el Abierto de Estados Unidos y el de la Asociación de Jugadores Profesionales, el PGA. El rechazo a los Río 2016 no afecta de igual forma al circuito femenino, siendo la sudafricana Lee-Anne Pace la única que anunció que no competirá en Brasil debido al Zika.

¿Se justifica el temor por el zika?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al virus como una emergencia sanitaria global, categoría similar en la que está agrupado el ébola.

También dijo que hay un fuerte consenso científico de que el zika también puede causar el síndrome de Guillain-Barré, un raro trastorno neurológico que causa parálisis temporal entre adultos.

El zika ha sido vinculado con el nacimiento de miles de bebés con microcefalia, pero no es una causa común de muerte, aunque no hay vacunas ni medicinas para curarlo.

La única manera de no contraer el virus es evitar ser picado por el mosquito que lo transmite. Durante la época en que se llevarán a cabo los juegos, invierno en el hemisferio sur, habrá menos mosquitos porque las temperaturas serán frías. E

l doctor Bruce Aylward, director de la OMS para brotes y emergencias sanitarias, le dijo a la BBC que el riesgo de contagiarse del zika es "muy bajo", aunque los golfistas van a estar más expuestos que otros atletas al competir durante horas al aire libre y rodeados de naturaleza.

Las dos caras Es el golf masculino el que está en el ojo del huracán debido a que no estará representado por sus mejores jugadores, algo que sí ocurrirá con el golf femenino.

Lydia Ko, la número uno del mundo, contó que había hablado con varias de sus colega en el circuito profesional y que había un consenso general en que era importante para ella estar en Río de Janeiro.

"Estoy más emocionada sobre los Juegos Olímpicos, sobre la ceremonia, simplemente sentir la vibra olímpica que preocupada por el virus zika", expresó la jugadora neozelandesa de 19 años.

Si bien hay jugadores masculinos que comparten esta sensación, como el estadounidense Bubba Watson o el español Sergio García, es evidente que el golf olímpico no es tan atrayente para la mayoría.

El torneo se disputará después de dos de los grandes abiertos, el Británico y el PGA, y al mismo tiempo que el clásico John Deere, que reparte premios de unos US$4 millones con un cheque cercano al US$1 millón para el ganador.

En Río 2016 no habrá un premio en dinero, sólo el aliciente de las medallas. 

"No sé si el golf tiene su lugar en los juegos olímpicos ahora", consideró Zach Johnson, campeón del abierto de Estados Unidos en 2015. "Lo que realmente esperan los aficionados del golf son los majors y la Copa Ryder.

Y lo que se, como jugador, es que esas son mis principales motivaciones".

El irlandés Padraig Harrington, uno de los que impulsaron la inclusión del golf en el movimiento olímpico, cree que hay que tener paciencia y que con el tiempo la medalla de oro estará a la altura de los principales torneos en el calendario, como sucedió con el tenis.

En 1988, cuando los tenistas profesionales fueron aceptados en los juegos olímpicos el ganador en masculino fue el checo Miloslav Mecir, beneficiado por la ausencia de siete de los mejores 10 jugadores del momento.

En Londres 2012 el único que no estuvo presente fue Rafael Nadal, por lesión.

"Cuando el tenis fue reconocido como deporte olímpico no hubo una gran reacción en el circuito", recordó el británico Tim Henman, quien jugó participó en tres juegos y ganó la medalla de plata en Atlanta en 1996. "Pero 30 años después está allí arriba en importancia. Evolucionó y le tomará tiempo al golf evolucionar".

En riesgo

Lo cierto es que hay resentimiento por lo que se considera un fiasco. Laura Massaro y Nick Matthew, campeones mundiales de squash, deporte que perdió la elección para ser parte en los Juegos Olímpicos que ganó el golf en 2009, consideran que el oro olímpico debe ser el pináculo de cualquier atleta o deporte que integra el programa de los juegos y que el Comité Olímpico Internacional, COI, se equivocó al permitir el regreso del golf 112 años después.

"En retrospectiva no fue la decisión más inteligente", le dijo a la BBC Massaro.

Matthew cree que el golf está en riesgo de dejar escapar una gran oportunidad y que el COI "debe ser el responsable" de "debilitar las bases de los Juegos Olímpicos".

"Creo que los ideales olímpicos y la imagen se ha confundido un poco en la última década". El presidente de la Federación Internacional de Golf, Peter Dawson, acepta que el deporte está en una situación difícil.

"No hay duda que el número de ausencias no deja muy bien al golf y tenemos que aceptar eso", afirmó.

"Lo que espero es que en Tokio en 2020 todos los principales jugadores apoyen al golf. Es muy importante que lo hagan.

Es la oportunidad más grande para nuestro crecimiento y no puedo pensar de una mejor manera que los jugadores le devuelvan algo al deporte que apoyar el golf olímpico". El temor es que el golf esté ya de salida antes de su regreso oficial a unos juegos olímpicos.

Su futuro se sabrá cuando el COI anuncie qué deportes integrarán el programa olímpico de los juegos de 2020 el próximo año.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de BBC Mundo

image beaconimage beaconimage beacon