Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El gran secreto del éxito de Mercedes está en el turbo

23/04/2014 Manuel Franco
LÍDERES. La escudería Mercedes está siendo la gran dominadora del Mundial de este año. © Proporcionado por AS LÍDERES. La escudería Mercedes está siendo la gran dominadora del Mundial de este año.

Se preveía un campeonato de motores este año, no como antes con la potencia máxima como mayor arma, pero parecido. Y ahí es donde radica el dominio de Mercedes. Su unidad de potencia es, como máximo, unos 60 caballos más potente que los Ferrari o Renault, además la conexión de todas las diferentes partes de la unidad de potencia es perfecta en la escudería madre y la aerodinámica que permite aún más.

Vamos a intentar explicarlo. La gran novedad son los motores V6 turbo, la estrella dentro de una unidad de potencia que forman al menos otras cinco partes básicamente, el MGUK (generador de potencia cinética de la frenada), las baterías que almacenan la energía y después el MGUH, el intercooler y el turbo. Ahí está la clave.

El turbo está formado por dos turbinas, una de ellas funciona gracias a los escapes del motor, movimiento que se transmite a la segunda que hace de compresor para inyectarlo en las cámaras de combustión. Ahí entra en acción el intercooler, sistema para refrigerar la temperatura del aire que se inyecta en el motor. Tanto Ferrari como Renault tienen un intercooler de gran volumen para refrigerar mejor y el motor MGUH está alejado del motor principal, ese motor se conecta al turbocompresor y su trabajo es recuperar la energía de la unidad turbo. Sin embargo, en Mercedes han separado las dos turbinas del turbo, la turbina del escape está en la parte posterior del motor y la que comprime el aire en la delantera. ¿Qué se consigue con esto? Primero un intercooler más pequeño, un motor de menor volumen y una aerodinámica más eficiente porque además los gases se dirigen hacia la parte trasera. También el funcionamiento entre los distintos motores de la unidad de potencia es mucho más eficiente. Y por último el reparto de pesos es mejor porque la caja de cambios se mueve hacia delante y el coche se conduce más fácilmente. Todos los coches que montan propulsores Mercedes van mucho más rápido, pero el equipo oficial aún más porque han tenido más tiempo para ajustarlo a su chasis, siempre tienen la última evolución y han logrado una mejor aerodinámica. Y han podido probar todo mucho antes que sus equipos clientes. No es sólo una cosa, pero gracias a eso se evoluciona el resto. Un plan perfecto el de Mercedes, lo diseñó un tal Ross Brawn. Ahora otros recogen esa siembra. Así son las cosas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon