Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El gran topo blanco

SPORTYOU SPORTYOU 01/03/2016 Fernando Carrión
El gran topo blanco © Getty Images El gran topo blanco

El acto de filtrar información y ser un topo de la prensa no es malo en sí. De hecho, cualquier corporación u organización importante recurre a las filtraciones interesadas dentro de su estrategia de comunicación. Lo malo no es filtrar, sino quién filtra, por qué motivo y con qué objetivo.

En un club de fútbol es malo que un jugador filtre información a la prensa, porque esa filtración no será parte de la política de comunicación del club, se hará por intereses personales y acabará dañando a la entidad. Sin embargo, si los que manejan un club creen que la mejor manera de defenderlo en un momento concreto es “chivarle” algo a un periodista para que la información que tú quieres salga en los medios y provoque un efecto beneficioso, bienvenida sea esa filtración.

Hay días, como hoy, en los que los principales medios deportivos abren por la mañana con la misma noticia: El Real Madrid declara como transferibles a Isco y a James. Vamos, que quiere venderlos este verano. Al leer eso, todo aficionado del Real Madrid debería ir más allá y hacerse algunas preguntas.

Primera pregunta: ¿Quién le ha contado eso a la prensa? Eso solo ha podido salir de un sitio, pues los jugadores y el cuerpo técnico no manejan esa información. Ni siquiera la directiva en su conjunto. Solo los que diseñan la política de fichajes del Real Madrid, es decir, Florentino Pérez y José Ángel Sánchez, lo saben.

Segunda pregunta. ¿Por qué se ha filtrado esa información? Para responder a esta cuestión, hagámonos la pregunta que se hace la policía cuando busca al culpable: ¿a quién ha beneficiado el crimen?

Desde luego, al Real Madrid, no. En primer lugar, porque devalúa a los jugadores, y por lo tanto, al patrimonio de la entidad. Los venderás más baratos porque mandas el mensaje de que esos futbolistas no te valen y colocas al club en una posición de debilidad frente a un hipotético comprador. En segundo lugar, debilita al equipo, porque ¿con qué ganas van a entrenar y a meter la pierna dos hombres a los que acabas de decir que no quieres? Desde ese momento, y como cualquier ser humano cuando su empresa le dice que no le quiere, pensarán en ellos y en buscarse la vida. Para el vestuario tampoco es bueno: los compañeros de los afectados captan rápido el mensaje de desde arriba pueden señalarles cuando les interese.

Volviendo a la gran pregunta, el único beneficiado de esa información es la persona que en estos momentos se encuentra señalada por el Santiago Bernabéu, que le ha pedido dimitir. Siguiendo el manual básico de la política de comunicación, han sacado el ventilador para esparcir mierda, desviar la atención, culpabilizar de la situación a otros y salvar el culo. Hace dos meses, el objetivo al que apuntar para que la gente no se volviera al palco era Benítez, ahora ya solo quedan los jugadores. Tiren de Google, antigua hemeroteca, y vean las noticias publicadas en los momentos malos: o buscaban la patada adelante y la ilusión (fichajes), o dirigir las frustraciones y el malestar de la afición al cabeza de turco seleccionado.

Tercera y última pregunta. ¿Por qué se ha elegido a Isco y a James? Evidente: el malagueño nunca terminó de gustar y el rendimiento deportivo de ambos ha decaído (también habría que preguntarse si alguno de ellos ha jugado alguna vez en su posición y bajo qué necesidad de la plantilla y estrategia deportiva se les fichó). En definitiva, es más fácil conseguir que la gente vuelva sus iras hacia ellos, que hacia otros compañeros que podrían defenderse mejor. Pero son pocos, muy pocos los jugadores del Real Madrid no han bajado de rendimiento esta temporada y que se dejaron la piel hasta morir en el campo en el último derbi. Y eso, por no entrar en los que salen demasiado por la noche, se despistan con otras actividades o tienen problemas con la justicia. Y sólo se señala a dos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon