Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El 'Granca' estropea la fiesta

Logotipo de MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 27/04/2014 Julián Felipo
© Image MundoDeportivo.com

Faltó final feliz para la fiesta de aniversario de la Liga Europea del 94. El equipo actual del FIATC Joventut no pudo contribuir a la celebración en el Olímpic y acabó cayendo por 78-84 ante el Herbalife Gran Canaria, un revés que complica las opciones de playoff de los badaloneses. El equipo de Salva Maldonado no puede aprovechar así el tropiezo en esta jornada del Cajasol, su rival directo en esa batalla, y sigue sin poder entrar en las ocho primeras posiciones.

Los verdinegros pusieron empeño y nunca se vieron sin opciones a pesar de ir siempre a remolque de un Gran Canaria que empezó mejor el partido y administró bien unas rentas que llegaron a ser de 14 puntos en diversas fases.

Una racha final de anotación de Devoe Joseph, autor de tres triples en apenas un minuto, permitió recortar las diferencias para pasar del 63-77 del minuto 37 a un inquietante 78-80 con 20 segundos por jugarse. Al Joventut le faltó ese último empuje y algo de suerte para completar la remontada y entre Báez, con tiros libres, y Tavares, con un palmeo y un mate final, firmaron su sentencia.

Albert Oliver, anotando 11 de sus 19 puntos en el último cuarto con tres triples casi consecutivos, resultó instrumental en el despegue clave de su equipo. El base de Terrassa, que el pasado verano abandonó la Penya por el conjunto canario en uno de los movimientos destacados del mercado, asestó así un golpe más, definitivo esta vez, a su ex equipo para ayudar a los suyos a romper una racha negativa de cuatro derrotas.

Devoe estuvo a punto de protagonizar la gran hazaña de la jornada pero hasta que no entró en acción en esa recta final había sido muy bien controlado por la defensa canaria, que con su zona inicial sacó de sus casillas a los locales. Los errores se fueron multiplicaron y pronto se vió que era una mala noche en triples para la Penya y esta vez el rebote ofensivo no lo palió. Sucedió lo mismo en los últimos partidos pero ante el CAI, por ejemplo, el nivel defensivo de la Penya fue muy superior.

Esta vez sólo Kirksay con constancia y Llovet periódicamente fueron los referentes del ataque badalonés. Parecía que con eso podía bastar para entrar en la recta final con opciones pues hubo una recuperación efectiva en el tercer cuarto cuando se logró empatar a 50 el partido. Triples de Newley y Bellas al final de ese período enfriaron el ambiente en el Olímpic (52-57) y obligaron a un nuevo esfuerzo en el último período.

Fue entonces cuando apareció Oliver para acabar con las esperanzas del equipo badalonés que se resistió a caer de esa manera. Joseph volvió a la vida pero ya era un poco tarde para resucitar.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon